Modificarán verificación para cortar la corrupción

Que los talleres afinen y verifiquen genera “nichos de corrupción” que se deben cortar de raíz, advierte Magdalena Ruiz Mejía, titular de Semadet.
A nivel nacional, Jalisco es el único estado en el cual la verificación vehicular la realizan los talleres.
A nivel nacional, Jalisco es el único estado en el cual la verificación vehicular la realizan los talleres. (Milenio)

Guadalajara

El Programa Estatal de Control de Emisiones, que data de 2008, tiene tiempo contado, pues al permitir el maridaje entre los que afinan el auto y los que lo verifican, abrió grandes nichos de corrupción cuyas consecuencias padece una ciudad severamente contaminada, dijo ayer la secretaria de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, Magdalena Ruiz Mejía.

Lo que viene es separarlos, es decir, “que no sean juez y parte”, dijo la funcionaria, en entrevista con MILENIO JALISCO.

Se trata de cambiar a un modelo “con un alto nivel técnico, con un alto nivel de control; ahorita agarramos uno que lleva apenas 30 por ciento de autos verificados, de los casi tres millones de vehículos que circulan en el estado; eso quiere decir que ni siquiera un tercio están verificados […] definitivamente vamos a ser más estrictos, que todos los tapatíos pasen a una verificación y afinación, ya que de ahí depende la salud de todos nosotros”, puso en relieve.

El programa heredado de la anterior Administración es bastante deficiente.  “El primer semestre de este año es justo para poder hacer todo el diagnóstico, y reconfigurar un plan maestro para el tema; tenemos fondos federales para poder hacer esto, y en esto y vamos caminando”.

De la situación vigente, observó: “Jalisco es el único estado en el país en que la verificación se realiza por parte de los talleres, que a su vez realizan también la afinación, esto dejaba, y lo digo con todas sus letras, grandes nichos de corrupción;  constatamos en un diagnóstico preliminar que había en 40 por ciento de los talleres, que son 787, diferentes tipos de irregularidades, algunas bastante graves, y eso fue en una investigación de campo muy somera que hicimos para poder implementar esta estrategia”, detalló.

Los cambios comenzaron con el personal de la propia Semadet. “Buscamos perfiles con una profunda solvencia técnica, moral y jurídica; las personas que están al frente de esto son personas con los perfiles adecuados, que no provienen de ninguna recomendación ni relación política, no es un pago político, tienen experiencia en el tema de la calidad del aire y en la verificación”.

La secretaria destacó la colaboración de la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa)  y con la Fiscalía General del estado, “a la fecha tenemos a siete detenidos, personas que entraron a la cárcel por el tema de la verificación vehicular, y por una serie de irregularidades que les pudimos comprobar en el sitio; hemos cerrado el programa a 287 talleres que tenían procedimientos jurídicos y administrativos fuera de norma, y que tuvieron tiempo desde la Administración pasada para regularizarse, pero nuestras acciones no van a  terminar ahí: vamos a estar con los talleres, para entrar a un gran control y a reconfigurar el sistema, porque el tema de calidad del aire se tendrían que haber visto siempre por sus repercusiones en la salud pública de todos los tapatíos”, añadió la titular de la Semadet.

- ¿Cómo hemos pagado los tapatíos por un programa que no ha funcionado, como es la calidad del aire que respiramos?

- Bueno, a nivel latinoamericano en la calidad del aire, de 17 ciudades latinoamericanas estudiadas en un ejercicio reciente, estamos en el penúltimo lugar en esas políticas […] si aplicáramos la reglamentación internacional en la zona conurbada de Guadalajara, tendríamos uno de cada tres días fuera de la norma; es decir, un tercio de muy mala calidad del aire en toda la urbe, y eso implica que están entrando y saliendo de nuestros pulmones 300 gramos de sustancias contaminantes, a las que todos estamos expuestos,  así que hay una relación, es una agenda que tenía un atraso de 20 años; no había sido acertado de ninguna manera como se había visto el tema de la verificación vehicular, y tomaremos cartas en el asunto.

CONTRALORÍA INVESTIGA

La titular de la Semadet confirmó que la Contraloría General del estado tiene en su poder las evidencias de corrupción institucional que MILENIO JALISCO detalló en su edición de ayer.

“La corrupción la estamos desmantelando, hemos quitado a todas las personas que la estaban encabezando, hay una investigación en Contraloría, ya dimos todos los elementos para que entrara al tema”, dijo Ruiz Mejía.

La Semadet colabora con su similar federal (la Semarnat) y con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, “en el tema de calidad del aire; vamos a elaborar un plan maestro para reconfigurar el tema de la verificación vehicular […] en el caso de la corrupción, le pedimos a los ciudadanos que haya denuncia,  porque vamos a estar poniendo muchísimo orden en este tema, ténganlo por seguro”.