Milicia antiinmigrante va por la frontera de Laredo

A través de redes sociales, piden vigilar los límites de EU con México para evitar que pasen indocumentados; alegan que tienen el derecho de cuidar sus tierras. El "comandante" Davis afirma que ...
En una página de Facebook, Davis aparece junto a sus subordinados, todos armados con fusiles y vestidos con ropas camufladas.
En una página de Facebook, Davis aparece junto a sus subordinados, todos armados con fusiles y vestidos con ropas camufladas. (Especial)

San Antonio, Texas

La reciente crisis humanitaria ocasionada por la presencia de cerca de 60 mil niños migrantes en Estados Unidos ha provocado el resurgimiento de milicias armadas, las cuales pretenden sellar la frontera con México para evitar el paso de menores, pese a que reiteradamente autoridades locales y federales estadunidenses —sheriffs y la Patrulla Fronteriza— rechazan cualquier apoyo de estos grupos radicales antiinmigrantes.

Texas es uno de los estados sureños donde más activas se mostraron estas organizaciones extremistas en las últimas semanas y en días recientes, sobre todo a través de las redes sociales, como Facebook y YouTube, desde las cuales han pedido a sus simpatizantes trasladarse a la línea fronteriza y vigilar.

Con particular énfasis, algunos de sus miembros han convocado a “tomar” la zona de Laredo, región texana que colinda con Tamaulipas.   Los mensajes de quienes se ostentan como líderes suenan peligrosos, pero también parecen delirantes…

—Es hora de asegurar nuestra frontera. ¿Cómo? Tú ves un ilegal. Apuntas tu arma letal hacia él, justo en medio de sus ojos, y dices: “Regrésate a través de la frontera o recibirás un disparo”...

Eso es lo que, sin tapujos, recomendaba a sus milicianos, los Soldados de Invierno, el comandante Chris Davis (así se autodenomina) en un video de 21 minutos que subió a YouTube hace un par de semanas. El hombre tiene 37 años y vive en los alrededores de San Antonio.

Según una página de Facebook (en la cual aparece junto a sus supuestos subordinados, todos armados con fusiles y vestidos con ropas camufladas) sirvió en el ejército estadunidense, en el 13 Batallón de Señales (Comunicaciones) de la primera División de Caballería en Fort Hood Texas.

También fue bombero voluntario. Acudió a una academia de policía, pero no logró convertirse en oficial. Actualmente es conductor de tráileres. Ha formado parte de dos milicias, alega.

En su video llamó a asegurar la frontera contra los migrantes, a tomar en las próximas semanas la zona de Laredo, Texas, para lo que recientemente creó un grupo miliciano llamado Patriotas.

En un audio pedía que “nadie se confunda”, que se trata de una operación “de índole militar” y solicitaba todo tipo de pertrechos para pernoctar en la zona, como bolsas para dormir. “Estamos en guerra, no se equivoquen”, afirmaba.

Sin embargo, creó tal escándalo en los medios televisivos e impresos estadunidenses (el primer medio en percatarse del mensaje fue The Monitor de McAllen, a través de su reportera Karen Antonacci, y de ahí lo retomaron diarios como Los Angeles Times y San Antonio Express-News), que bajó sus videos y audios de las redes sociales. Suspendió los enlaces a tales materiales.

MILENIO obtuvo su número y le llamó para entrevistarlo, pero nunca contestó. También se consiguió el teléfono de su vocera, Denice Freeman, quien se comprometió a gestionar el encuentro, pero posteriormente arguyó razones de seguridad para que él no diera entrevistas cara a cara. Propuso en ese momento hacer una “declaración oficial” (statement) vía telefónica.

—¿No podemos vernos y grabarlo con nuestra cámara aquí en San Antonio?

—No. Son cuestiones de seguridad. Al estar en la frontera estamos amenazados por el cártel…

—¿Cuál cártel?

—Por seguridad no puedo dar declaraciones al respecto… —respondió para sustentar su negativa a precisar a qué organización criminal se refiere. También aludió a los criminales que trafican con los migrantes.

Eso sí, trató de matizar las declaraciones de su jefe:

—No, esto no se trata de matar a nadie, ni de dispararle ni herir a nadie, sino de cuidar nuestra frontera. Tenemos el derecho de cuidar nuestra patria y nuestras propiedades. Si encontramos migrantes, les daríamos agua y alimentos y llamaríamos a las autoridades de la Patrulla Fronteriza para que hagan su trabajo y los devuelvan por la frontera. Queremos ser útiles y ayudar a que haya seguridad en nuestros ranchos y en nuestras tierras...

—Pero están armados…

—Por razones de seguridad no puedo responder eso tampoco.

La última comunicación en la página de Facebook de este grupo, en Patriots Information Hotline, administrada por una mujer que se llama Barbie Rogers, quien repetidamente también ha llamado en los medios texanos a crear cadenas humanas en la frontera para impedir que crucen los migrantes, es de ayer por la tarde, y ahí se afirma que ya tienen 10 grupos operando en la zona de Texas, aunque se informa que solo tienen contacto con tres de éstos, aparentemente por lo agreste de la región.

En una especie de parte de guerra, o bitácora de actividades, se comunica a sus lectores que en el “Sector Laredo el staff de la Comandancia” ya se encuentra en el lugar y pide que se les envíen alimentos en lata, agua, recursos para acampar, así como kits de primeros auxilios y tarjetas de gasolina prepagadas.

Otro de sus dirigentes se hace llamar en Facebook Archie Seals, y el 15 de julio pasado informó que aceptaba el comando logístico en lo que denominan “Operación Asegurar Nuestra Frontera” en la zona de Laredo. “Esto no es un juego, debemos cerrar nuestras fronteras a los cruces y eso debe ocurrir ahora”, posteó.

Agregó: “Sí, esto es un llamado para todos los brazos y para un apoyo total. Oraciones por nuestros patriotas serán muy necesarias y apreciadas también. Dios bendiga a Estados Unidos. Vamos a recuperar nuestro país y hacerlo grande una vez más. Esto es solo el comienzo”.

El hombre juega en su primera frase con la posibilidad de que “brazos” (“arms”) pudiera ser interpretado como “armamento”. Él, como otros hombres que aparentemente son importantes en la organización, y que afirman ser ex soldados o ex marinos, no son pudorosos a la hora de subir fotos de ellos y sus compañeros armados con fusiles como parte de lo que llaman su Milicia Americana.

El grupo también tienen una página de internet que se llama http://www.patriotsinformationhotline.com/, en la cual detallan sus actividades en la zona fronteriza de Arizona; solicitan apoyo a través de donaciones, tarjetas de débito y llantas para camionetas todo terreno 4x4.

En medio de esta crisis humanitaria por los niños migrantes, Davis, Rogers y los suyos no son los únicos: los grupos de Minuteman, de vigilantes de la frontera, avisan que están de regreso para patrullar la frontera como lo hicieron la década pasada.

Así se lo hizo saber al portal de internet de Fox News Jim Gilchrist, el fundador y presidente del Minuteman Project. Informó que están tratando de reclutar miles de miembros para impedir que los migrantes entren a Estados Unidos. De hecho, ya tienen hasta nombre para su escalada en los próximos 10 meses: “Operación Normandía”.

—Estamos de regreso porque ya no confiamos en que este gobierno (el de Barack Obama) sepa cómo manejar este asunto”, declaró Gilchrist al portal de la cadena estadunidense conservadora.

Mientras ocurre o no, habrá que esperar las interpretaciones que los más radicales o los menos radicales le den en los próximos días a las palabras del comandante Davis, quien en entrevista con el reportero Kolten Parker del San Antonio Express matizaba el video que ya bajó de YouTube (“fue sacado de contexto”, le dijo) y afirmaba que su toma de la frontera de Laredo “será legal y apegada a las leyes”.