Cardenal pide oponerse a matrimonio gay

El cardenal Juan Sandoval dijo que el gobierno no cederá en otorgar derechos a parejas homosexuales, por lo que invitó a la sociedad a oponerse a iniciativas que pretenden dañar a la familia.
El arzobispo dijo que el gobierno no cederá a las iniciativas presentadas a favor del matrimonio de parejas del mismo sexo, como el permitirles adoptar.
El arzobispo dijo que el gobierno no cederá a las iniciativas presentadas a favor del matrimonio de parejas del mismo sexo, como el permitirles adoptar. (Archivo Cuartoscuro)

Guadalajara

El cardenal Juan Sandoval Íñiguez invitó a políticos, obispos, sacerdotes y a familias actuar de acuerdo con las normas de Dios, para oponerse a iniciativas que pretenden dañar a la familia o atentar contra la vida.

El arzobispo dijo que el gobierno de México no cederá a las iniciativas presentadas a favor del matrimonio de parejas del mismo sexo y el permitirles adoptar.

"Para no dar la cara ante dicho problema, se está obligando a los estados de la República a que tomen la delantera legislando sobre la despenalización del aborto y aprobando el llamado matrimonio igualitario" a "fin de que la aprobación de estas medidas por parte de los legisladores sea un mero trámite, ya que las cúpulas del poder mundial están obligando a los países a que las adopten", dijo el arzobispo.

En el semanario Desde la Fe, se publica el artículo del cardenal en el que "alerta sobre estrategia del gobierno para aprobar iniciativas contra la familia y la vida".

"Esta es una obra grande, la de alinearse con Dios Creador y defender la familia natural, integrada por un hombre y una mujer, como Dios la hizo, así como la de proteger la vida, que es el derecho fundamental del ser humano. No claudiquen, no voten iniciativas que dañan la moral natural. Recordemos siempre que habrá un juicio de Dios".

Independientemente de que se aprueben o no dichas iniciativas emanadas del gobierno, indicó que los padres de familia tienen la obligación de educar a sus hijos y luchar por ese derecho que se les pretende arrebatar a través de la llamada ideología de género, con la que se intenta despojarlos de su autoridad como padres.

Al dirigirse a toda la sociedad, aseguró que la gran mayoría de los ciudadanos piensan correctamente y reprueban dichos excesos del gobierno, mismos que obedecen a imposiciones del "gobierno del mundo", ante los cuales nadie debe quedar pasivo.

"Todo ciudadano tiene la obligación de ayudar, de reclamar la libertad y la democracia, frente a un gobierno dictatorial", comentó.

A los obispos y sacerdotes, les recordó su deber de enseñar en sus comunidades y alertar de los peligros, de encabezar una lucha que durará muchos años. "No sabemos si la vamos a ganar, pero al final la victoria será nuestra porque Dios está de nuestra parte".

FLC