Una izquierda fraccionada no tiene destino: Barbosa

El senador del PRD dijo que no le están pidiendo perdón de nada a Andrés Manuel López Obrador y que Morena no es un partido nuevo porque sus integrantes son perredistas.
Miguel Barbosa, presidente del Senado.
Miguel Barbosa, presidente del Senado. (Especial )

Ciudad de México

El senador del PRD, Miguel Barbosa, dijo que una izquierda fraccionada no tiene destino, por lo que deben trabajar juntos Morena y perredistas rumbo al 2018.

"La verdadera división del PRD era la salida de Andrés Manuel (López Obrador) y la creación de Morena. La suma de los porcentajes que alcanza la izquierda electoral son 28 puntos y fracción –incluyendo el 6 por ciento de Movimiento Ciudadano y tres del PT-, una izquierda fragmentada no tiene destino. Ni el PRD como está ni Morena puede encabezar un gran movimiento nacional por el cual se pueda buscar la Presidencia", dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva, para Radio Fórmula.

El legislador perredista agregó que Morena no es un partido nuevo, porque está formado por organizaciones que fueron del PRD.

“Es un partido nuevo en cuanto a su registro, pero fue un partido que hace un esfuerzo y se queda en ocho puntos. Recuerda que platicamos hace tres semanas que la aduana del PRD era ganarle a Morena, pero hoy digo Morena no pudo ganarle al PRD en cuanto a porcentaje, pero ese no es un triunfo para nadie”.

Dijo que el PRD debe iniciar una transformación de inmediato y hacer una evaluación completa de lo que pasó durante el proceso electoral hecha por órganos del partido e instituciones profesionales del seguimiento de la vida nacional.

“Un modelo partidario que nos ofrezca un nuevo programa, una nueva línea política con órganos externos y entonces hoy te digo que la soberbia de Andrés López Obrador no le permite ver una estrategia rumbo al 2018 cuando tiene 8 punto y fracción saca Morena no le alcanza”.

Insistió en que la izquierda que se está formando tiene que moverse en la unidad tiene que ser un elemento estratégico para que se pueda transitar rumbo al 2018, sin embargo, no le van a rogar a Andrés Manuel para unir fuerzas.

“Nadie le va a rogar. No necesitamos que nos levante el castigo como dicen. Nadie le va a rogar a Andrés Manuel. Él (AMLO) va a seguir fragmentando a la izquierda pensando que encabeza un movimiento. Hoy compitió con el PRD, no con el PRI ni con el PAN el haberse convertido en la primera fuerza política en la ciudad es un hecho muy importante pero desde la ciudad no se gana el país.

“No estamos esperando que Andrés Manuel nos perdone ni vamos a ser su cabús, ni vamos a ser nosotros quien le ruegue”.

-¿Con un Andrés Manuel así, el PRD ni a la esquina?

-Te la devuelvo, con un liderazgo dogmatico, con un liderazgo que no presenta la visión del crecimiento, moderno y progresista.

En entrevista con Adela Micha, para Grupo Imagen, el senador dijo que Carlos Navarrete debe empezar la transformación del PRD.

"El PRD tiene que iniciar una gran transformación y la debe encabezar Carlos Navarrete. Se debe proceder con dos elementos: análisis objetivo-autocrítico junto con instituciones y que el PRD se convierta en un órgano con un conjunto de expertos que conozcan lo que la gente necesita y quiere".

El líder del Senado dijo que no se puede culpar a Navarrete, dirigente nacional del PRD por los malos resultados del partido en las elecciones del 7 de junio.

"Nadie puede decir eso. Los resultados son de todas las direcciones. Todos tenemos responsabilidad de lo que ha ocurrido en el PRD. Si renuncia provocaría un caos, todo el impacto político caería en la vida interna del partido".

Acerca de la situación de la izquierda, Babosa explicó que si no se unen, no tendrán éxito en el 2018.

"28 por ciento es la suma total del PRD, Morena, Movimiento Ciudadano y PT resultado que no le da el éxito hacia el 2018. Hagamos un esfuerzo para poder i juntos en el 2018".

Sobre la actitud de AMLO comentó: "el comportamiento de AMLO agrede y las voces políticas deben responder con responsabilidad y firmeza. Alguien con el ocho por ciento no se puede erigir como juez de toda la sociedad del ámbito político mexicano. Él contribuye a mejorar una política nacional pero desde la Ciudad no se gana todo el país. Un discurso de soberbia no ayuda a la izquierda".