Megalópolis ignoró plan contra la contaminación

No quiso financiar programa de movilidad urbana: Döring.
El legislador panista.
El legislador panista. (Héctor Téllez)

México

El problema ambiental que vive la megalópolis desde hace tres meses se pudo haber evitado si hubieran otorgado los 200 millones de pesos que se solicitaron para el programa de Impulso a la Movilidad Urbana, como se tenía contemplado en los lineamientos de la “Estructura programática a emplear en el proyecto de Presupuestos de Egresos de 2014 y 2015”, dijo el secretario de la Comisión de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial en la Cámara de Diputados, Federico Döring.

El diputado panista explicó que en 2014 y 2015 no se entregaron los recursos porque los cinco gobernadores de las entidades que integran la megalópolis (Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala) no quisieron crea un fondo extra para el tema de la movilidad y optaron por hacer obras “rimbombantes, que generaran votos”.

“Un ejemplo son los autos eléctricos. No hemos logrado que ningún gobernador o alcalde utilice dinero público para montar estaciones de carga para estos vehículos. Nadie quiere hacer eso porque no da votos, no es una despensa, ni es un tinaco, no es algo tangible”, explicó Döring.

Explicó que a diferencia de lo que pasó en los estados que conforman la megalópolis, en la Ciudad de México el pretexto que encontró el gobierno capitalino fue la controversia constitucional que interpuso la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la CdMx, Perla Gómez, contra la Ley de Movilidad.

“Ella dice que se estaban regulando las marchas y como la Corte no lo ha resulto, el pretexto de Miguel Ángel Mancera es que no le va a meter dinero a eso hasta que no se resuelva la controversia”, puntualizó Döring.

Esta situación toma relevancia luego de que durante dos años seguidos el tema de movilidad, proclamado por el gobierno federal, fuera ignorado y vetado del Presupuesto de Egresos de la Federación, a pesar de que hasta las ONG exigieron invertir en la sustentabilidad de las ciudades en el presupuesto 2015 y 2016.

Se acusaba que casi 85 por ciento de los recursos federales en las zonas metropolitanas de México se destina a obras de ampliación de infraestructura vial, las cuales tienen el efecto de incrementar el tráfico, y, por lo tanto, las emisiones, el ruido y los incidentes viales.