CRÓNICA | POR RODOLFO MONTES

Martillos, novedad en las manifestaciones

Sexto día de cerco al Senado

'Morenos' y maestros se unieron para golpear la valla metálica contra "los votos de los traidores a la patria".

Apoyaron desde afuera la toma de tribuna en el recinto legislativo.
Apoyaron desde afuera la toma de tribuna en el recinto legislativo. (René Soto)

México

Sexto día del cerco al Senado. Esta vez los del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en su mayoría de la tercera edad, y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se hicieron de decenas de martillos para golpear la valla dispuesta por la Policía Federal, mientras los senadores debaten la reforma energética.

Así amaneció en ese tramo de Paseo de la Reforma, con martillazos y con trabajadores de algunas ferreterías cercanas que vendían esta herramienta en todos los tamaños para que los seguidores de Obrador y los maestros volcaran su fuerza sobre el acero.

Hace unos días, los profesores anunciaron que sus protestas estarían al margen de todas las acciones de resistencia civil pacífica de los obradoristas; sin embargo, en los hechos se coordinaron con Morena.

Juntos recibieron la orden de martillar la valla justo cuando la senadora Dolores Padierna y sus correligionarios tomaban la tribuna del Senado, situación que tomó desprevenidos a panistas y priistas.

Afuera, todo era martillar por parte de los inconformes, que también se hicieron de piedras y cucharones para golpear la valla, mientras que del otro lado de la acera policías federales y del Distrito Federal solo masticaban chicle, tomaban agua o se entretenían con sus teléfonos móviles.

Fue tanto el ruido del estrellar piedras y cucharones, que fueron inaudibles las palabras de los oradores del foro contra la reforma energética que se realizaba en ese momento en el jardín Pasteur, a un costado del recinto legislativo.

En los rostros de los oradores se asomó el disgusto, pero nada se pudo hacer para atenuar el ruido. En tanto, en la glorieta del Ángel de la Independencia también iniciaba una caminata de 72 horas contra "el robo de todos los tiempos", encabezada por dirigentes del PRD.

La ofensiva contra la reforma energética la enarboló Padierna, quien al interior del Senado, con el puño en alto y entonando el Himno Nacional, lideró a los perredistas.

No a la privatización era la leyenda que portaba la legisladora junto con sus correligionarios, mientras que en los árboles y postes de Reforma los seguidores de Andrés Manuel López Obrador colgaban cartulinas blancas con fotografías a color de los senadores de PRI, PAN y Verde.

Además de los nombres, también se leía "se busca, por traidor a la patria". Conforme fue transcurriendo el sexto día de cerco, se fueron sumando otros contingentes de Morena para acampar a la altura de la glorieta de Colón, donde desde los primeros minutos del lunes ya se encontraba una veintena de casas de acampar.

Desde esas tiendas de lona y a través de una pantalla gigante, Morena y CNTE seguían la sesión del Senado. La rechifla se hizo una sola cuando se aprobó en comisiones la reforma energética.

"¡Esos votos son de traidores a la patria!", gritaba un varón entrado en años, mientras blandía su martillo.