Marchan en paz; solo en DF y Guerrero, disturbios

En Chilpancingo, la Ceteg vandaliza la fiscalía estatal y quema patrullas; en Oaxaca, miembros de la CNTE bloquean accesos al aeropuerto y en Michoacán taponan la entrada a Lázaro Cárdenas.
Integrantes de la Brigada Marabunta intentaron evitar que los granaderos encapsularan a los encapuchados. A la derecha, el líder del grupo.
Integrantes de la Brigada Marabunta intentaron evitar que los granaderos encapsularan a los encapuchados. A la derecha, el líder del grupo. (Javier Ríos)

México

En 28 entidades y el Distrito Federal se realizaron ayer movilizaciones para exigir que sean presentados con vida los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos desde septiembre pasado. En las manifestaciones prevaleció un ambiente de paz, con excepción de las realizadas en la capital del país y en Guerrero, donde se produjeron diversos disturbios.

Al cumplirse el segundo año de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, y luego de una marcha que partió del Zócalo capitalino hacia el Ángel de la Independencia, medio centenar de embozados destrozó sucursales bancarias y establecimientos comerciales ubicados en la avenida Paseo de la Reforma.

Durante el trayecto de la movilización encabezada por familiares y compañeros de los normalistas, los encapuchados, armados con tubos, palos y botes con gasolina, atacaron un par de bancos en el Centro Histórico y dos más en las inmediaciones del Ángel de la Independencia.

Posteriormente, este grupo de anarquistas se concentró sobre avenida Chapultepec y comenzó a avanzar por la calle de Florencia, donde arrojó piedras y petardos a todos los establecimientos comerciales.

Enseguida, los encapuchados ingresaron a Paseo de la Reforma, y por la lateral de esta arteria con dirección al Centro de la ciudad continuaron realizando destrozos en los inmuebles; a algunos de éstos arrojaron gasolina y les prendieron fuego.

Tras unos minutos, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal comenzaron a avanzar sobre Paseo de la Reforma detrás de los embozados, a fin de replegarlos, y a la altura de la sede del Senado realizaron un primer encapsulamiento.

En este primer grupo de retenidos se encontraban decenas de personas que participaron en la marcha y retornaban del mitin realizado en el Ángel, pues algunos de los encapuchados comenzaron a correr y se mezclaron entre ellos.

Luego de unos minutos y debido a la intermediación de observadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), las personas fueron dejadas en libertad; lo mismo ocurrió con un segundo contingente encapsulado que venía detrás del primero.

En este segundo grupo, las personas retenidas se identificaron como estudiantes de la Facultad de Derecho de la UNAM, los cuales fueron resguardados por personal de la primera y segunda Visitaduría de la CNDH , quienes realizaron una cadena humana a su alrededor.

El personal del organismo los acompañó hasta la estación Hidalgo del Metro, donde los manifestantes ingresaron en grupos de 40, quienes también fueron  seguidos en su trayecto por los observadores, ya que argumentaron que se realizan “detenciones arbitrarias” cuando se dispersan.

De acuerdo con el Gobierno del Distrito Federal, el saldo de estos hechos fue: “daños” en siete sucursales bancarias y cuatro establecimientos mercantiles, además de tres hombres detenidos y presentados ante el Ministerio Público para deslindar responsabilidades.

En un comunicado, la Secretaría de Gobierno capitalina reportó que siete mil personas participaron en esta movilización.

Durante los disturbios y el repliegue de la Policía del DF hubo al menos una decena de personas lesionadas que fueron atendidas por la autodenominada Brigada Humanitaria de Paz Marabunta, además de que se encontraban integrantes de la ONU en materia de derechos humanos.

También en el DF, integrantes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) protestaron en 24 embajadas, donde entregaron oficios para solicitar que los gobiernos de esos países se pronuncien contra las acciones del gobierno federal.

INCIDENTES EN PROVINCIA

En tanto, en Chilpancingo, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg), estudiantes de diferentes normales y padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos irrumpieron en la Fiscalía General del Estado.

En este lugar incendiaron cuatro vehículos; dos patrullas y la camioneta blindada en que se trasladaba el encargado de despacho de la institución, Víctor Jorge León Maldonado.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 14 horas, luego de una marcha de maestros disidentes y estudiantes que realizaron desde el centro de la capital de Guerrero hasta la entrada sur de la ciudad.

Durante el trayecto de la movilización, los manifestantes clausuraron simbólicamente las sucursales de la tienda Coppel, Comercial Mexicana y de Farmapronto, donde pidieron a los trabajadores bajar las cortinas durante su protesta.

Al llegar a las instalaciones de la Fiscalía General de la entidad, los maestros, padres de familia y estudiantes se concentraron en el Centro de Capacitación de la Policía Ministerial del Estado.

A los trabajadores que estaban en el inmueble se les permitió retirarse, luego de romper ventanas y rayar paredes, los manifestantes quemaron una imagen del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, además de que prendieron fuego a todo el material que reunieron.

Después abrieron una camioneta habilitada como patrulla de la PME, tras varios minutos el tanque de gasolina explotó y alcanzó un auto Nissan tipo Tida que al mismo tiempo aventó el fuego hacia un Tsuru, todos eran de color blanco.

Mientras las tres unidades ardían, un grupo de profesores lanzaba piedras contra una camioneta negra; presumieron que era blindada porque las piedras y tubos no le hacían mucho daño, fue entonces que decidieron prenderle fuego también.

Minutos antes de las 15 horas, el encargado de despacho de la Fiscalía, Víctor Jorge León Maldonado, se presentó en el inmueble para verificar los daños, donde comentó que solo realizarían una observación ocular “y no tenía muchos elementos para declarar”.

También en Guerrero, integrantes de la Ceteg, así como de organizaciones sociales y normalistas, tomaron la caseta de peaje de la Autopista Siglo XXI, el bulevar al aeropuerto internacional de Zihuatanejo y la caseta de cobro de la Autopista del Sol en La Venta.

De igual forma, maestros e integrantes del Movimiento Popular Guerrerense realizaron una marcha con antorchas sobre la costera Miguel Alemán; mientras que cuatro centros comerciales y tiendas de autoservicio fueron cerrados ante las amenazas de saqueo por parte de normalistas, disidentes y el dicho movimiento.

En Oaxaca, profesores de la sección 22 de la CNTE realizaron bloqueos carreteros, toma de negocios y plazas comerciales, además de mantener un cerco de tres horas en los accesos principales al aeropuerto de la ciudad.

De igual forma, los integrantes de la disidencia magisterial tomaron durante ocho horas una de las casetas de cobro de la autopista Oaxaca-México, lo que de acuerdo con Caminos y Puentes Federales representó una pérdida de poco más de medio millón de pesos.

En Michoacán, la sección 18 del magisterio realizó una movilización para enseguida taponear por más de siete horas los accesos al centro portuario de Lázaro Cárdenas y desarrollar un paro de 24 horas en la mayoría de los planteles en los que tiene presencia.

En Guadalajara, escritores, diseñadores y editores se movilizaron durante la Feria Internacional del Libro (FIL) en apoyo a los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, desde el pasado 26 de septiembre en el municipio de Iguala, Guerrero.

Escritores como Paco Ignacio Taibo, Juan Villoro, Armando Vega Gil y Benito Taibo partieron de las instalaciones de la Expo Guadalajara para juntarse con más de mil personas que se encontraban en el cruce de avenida de las Rosas y Mariano Otero para marchar.

Como parte de estas jornadas de protesta anunciadas en más de 60 ciudades este lunes 1 de diciembre, segundo aniversario de la llegada Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República, se realizaron de manera pacífica tomas de casetas e inmuebles gubernamentales, principalmente, en más de una veintena de entidades más.

Tal fue el caso de Baja California y Chiapas, esta última entidad donde más de dos mil maestros de las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación permitieron el paso libre en la caseta Tuxtla-San Cristóbal.

En Morelos, activistas, universitarios y habitantes de la ciudad se sumaron a la exigencia de aparición con vida de los normalistas, con manifestaciones, consignas, toma de casetas y marchas.

Mientras que en Veracruz, se registraron marchas sobre carreteras y calles centrales de diferentes ciudades, así como la toma de casetas de peaje, pintas, daños a portones y ventanas de edificios públicos y de particulares por cohetones lanzados por maestros, estudiantes y normalistas veracruzanos.

En San Luis Potosí, unos mil estudiantes e integrantes de la Asamblea Popular por Ayotzinapa, quemaron una botarga con la figura de Peña Nieto en la sede del Comité Directivo Estatal del PRI, inmueble que fue clausurado simbólicamente.

PROTESTAS EN EL EXTRANJERO

A escala internacional, en Estados Unidos, Canadá y Japón se registraron movilizaciones en solidaridad con los estudiantes.

Un grupo de mexicanos entregó una petición firmada al cónsul de Chicago, Carlos Martín Jiménez Macías, en la que exige la renuncia del presidente Enrique Peña Nieto, presentación con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, así como acabar con la impunidad y crimen en el país.

En la ciudad de Raleigh, capital de Carolina del Norte, mexicanos portaron carteles con la leyenda “Si no te indigna la muerte de los 43 normalistas, entonces el muerto eres tú”.

En Canadá, cuatro universidades, Montreal, McGill, Concordia y UQAM, formaron el número 43 con fotografías y carteles con las frases “No están solos” y “Pensar no es un crimen”.

Del otro lado del mundo, en Japón, un grupo reducido de mexicanos protestó a las afueras de la embajada de México en Tokio, en solidaridad con el pueblo mexicano y para exigir al gobierno la aparición de los 43 jóvenes de la Normal Raúl Isidro Burgos.

Las acciones de protesta fueron promovidas y anunciadas desde el fin de semana, por convocatorias de estudiantes, organizaciones sociales, sindicatos, campesinos y artistas, principalmente a través de las redes sociales.


LA BRIGADA MARABUNTA

La Brigada Humanitaria de Paz Marabunta, que ayer formó cercos para proteger a los denominados anarquistas, surgió hace cuatro años para “documentar, intervenir y evitar violaciones a los derechos humanos durante manifestaciones, concentraciones y marchas”.

La organización, encabezada por Amado Miguel Barrera Rocha, últimamente ha aparecido en las marchas y sus integrantes se colocan entre granaderos y anarquistas para “atender, acompañar y resguardar con primeros auxilios físicos y psicológicos a los participantes que resulten lesionados o violentados en manifestaciones”.

Asegura que  su labor es “documentar a través de video y fotografía las violaciones a los derechos humanos para canalizarlas a las instituciones u organizaciones para su seguimiento. Como observadores de derechos humanos documentamos y visibilizamos las violaciones a los derechos que en estos escenarios se cometan con el objetivo de inhibir su práctica”.

Barrera obtuvo un apoyo de 2 millones de pesos durante el certamen Iniciativa México por su proyecto centrado en difundir cultura entre los jóvenes de la colonia Gabriel Hernández. “Ayer violencia, hoy cultura y conciencia”, es su lema. Imparten talleres y organizan actividades dirigidas a involucrar a niños y jóvenes con las bellas artes, y a prestar servicios a la comunidad.
(Blanca Valadez/México)



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]