Simulado combate a la corrupción en Coahuila: Torres Cofiño

El panista dijo que detrás del disfraz de transparencia del gobernador Rubén Moreira, se oculta el verdadero rostro de corrupción que es similar al de su hermano Humberto.
Marcelo Torres Cofiño, Delegado del PAN en Durango.
Ex vicepresidente de la Mesa Directiva en San Lázaro, Marcelo Torres Cofiño. (Gilberto Lastra Guerrero)

Torreón, Coahuila

El ex vicepresidente de la Mesa Directiva en San Lázaro, Marcelo Torres Cofiño, acusó al gobierno estatal, encabezado por Rubén Moreira Valdez de estar "simulando" el combate a la corrupción en la entidad.

"Ya es hora de que el señor gobernador deje de simular, de construir fachadas que sólo intentan cubrir la podredumbre real de su gestión".

"El gobernador Moreira ha construido toda una fachada alrededor del tema de la transparencia y la rendición de cuentas, pero detrás del disfraz se oculta el verdadero rostro que no es en nada distinto al de su hermano Humberto, ambas gestiones se caracterizan por su elevada corrupción".

Torres Cofiño señaló que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2015, cuyos resultados fueron presentados en días pasados por el INEGI, la corrupción lejos de retroceder, se ha incrementado.

"La Tasa de Prevalencia de Corrupción por cada 100 mil habitantes en Coahuila, pasó de 8 mil 099 víctimas en 2013 a 11 mil 097 víctimas en 2015, si bien se dice que los actos de corrupción disminuyeron de 22 mil a 20 mil.

Quiere decir que, aunque hubo menos actos denunciados, fueron más los ciudadanos que sufrieron en carne propia los estragos de la corrupción. Puesto en términos porcentuales, mientras el número de actos de corrupción disminuyó 13 por ciento según la Encuesta, las víctimas se incrementaron en más de 37 por ciento. Esa es la realidad que el gobernador Moreira pretende ocultar a los coahuilenses".

El ex diputado federal resaltó la contradicción existente en un estado que, por un lado, cuenta con la Ley de Transparencia de mayor vanguardia en el país, pero que, al mismo tiempo, no puede frenar ese cáncer en sus instituciones.

"De poco sirven las leyes si no se aplican. De nada sirve presumir que se cuenta con la mejor ley, cuando no hay la voluntad política para aplicarla. Y si algo nos ha dejado en claro el gobernador Rubén Moreira, es su nula intención de castigar a los corruptos".

Para el panista coahuilense, la ausencia de castigo a los responsables de la megadeuda, no puede sino incentivar a los corruptos:

"el gobernador eligió ser un encubridor de su hermano Humberto y de sus cómplices en el desfalco de la megadeuda, al hacerlo, al abrir paso a la impunidad, le dio rienda suelta a los corruptos, muchos de los cuales, estaban colaborando en el gobierno de su hermano y hoy se encuentran ocupando cargos en el propio Estado o en algún municipio de la entidad".