Maravillosa la Ley Anticorrupción: ministra

Olga María del Carmen Sánchez Cordero dijo que que es un gran avance en el tema de transparencia que incluye al Poder Judicial y las entidades federativas.

Monterrey

La Ley Anticorrupción recién aprobada por la legislatura federal fue calificada de maravillosa por la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Olga María del Carmen Sánchez Cordero.

"Entre más podamos avanzar en la transparencia y la rendición de cuentas, es verdaderamente de suma importancia para México", precisó.

Agregó Sánchez Cordero que desde luego esta nueva Ley incluye al Poder Judicial de la Nación y las entidades federativas.

Entrevistada con relación a ese tema, la ministra expresó que la importancia que tiene la Ley Anticorrupción no es solamente para avanzar en los derechos humanos.

"Es una importante aportación de la legislatura federal de avanzada a todo el mundo" recalcó.

Dijo que en su concepto le da la bienvenida a este nuevo ordenamiento legal en contra de la corrupción y que está de acuerdo en que el Poder Judicial tiene sus propios mecanismos para la rendición de cuentas.

"Dentro de este sistema nacional de anticorrupción se incluye el Consejo de la Judicatura que tiene una presencia muy importante", advirtió Olga María del Carmen Sánchez Cordero, luego de dictar una conferencia en el reconocimiento a la senadora Mayela María de Lourdes Quiroga Tamez, como "Mujer pro Derechos Humanos"

Sánchez Cordero reconoció que la ley de combate a la corrupción es un avance, junto con las sentencias para enfrentar el reto de la violencia familiar.

En su exposición, señaló que la judicatura se traduce en fortalecer el acceso a la justicia y proveer de la tutela judicial efectiva, lo que indica, entre otras cosas, desarrollar las posibilidades del recurso judicial como un medio de defensa accesible y oportuno.

"Un recurso accesible, es un recursos inteligible, comprensible y culturalmente incluyente, porque señores magistrados, jueces y juezas, complicar los recursos judiciales con formulismos innecesarios cuya razón de ser son sólo justificables, invocando una suerte de costumbre, los formalismos ante todo con una ley sólo por costumbre judicial reprobable", indicó.

La abogada Sánchez Cordero se pronunció por evitar la utilización de términos imposibles de entender en una sentencia, o por ejemplo poner barreras lingüísticas en la búsqueda de justicia por parte de las mujeres.