Madero le gana el PAN a Calderón

Con 94 por ciento de actas computadas, 56.76% de los votos fueron para él y 43.24% para Ernesto Cordero.
El ganador de la contienda festejó con mariachis.
El ganador de la contienda festejó con mariachis. (Héctor Téllez)

Ciudad de México

Gustavo Madero logró la reelección al frente del PAN con una ventaja de más de 13 puntos frente a Ernesto Cordero, con lo que arrebató al calderonismo la posibilidad de regresar a la dirigencia nacional de ese partido.

Cuatro horas después de que cerraron las casillas en todo el país, la Comisión Organizadora confirmó que con 94 por ciento de las actas computadas y una participación de 72 por ciento del padrón, Madero obtuvo 88 mil 537 votos, frente a 67 mil 447 del ex secretario de Hacienda.

Madero ganó estados claves como Jalisco, Puebla, Veracruz y el Distrito Federal. Cordero se alzó con el triunfo en entidades como Querétaro, Baja California Sur y Guanajuato.

Con la presencia de la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota, Madero dirigió su primer mensaje como candidato electo en la sede nacional del PAN, donde no llegó Cordero, pese a los múltiples llamados para que acudiera a levantarle la mano a su contrincante y, con ello, enviar un mensaje de unidad.

Acompañado de los gobernadores de Puebla, Rafael Moreno Valle; Sonora, Guillermo Padrés, y Baja California, Francisco Vega, el candidato electo pidió a Cordero dejar atrás las diferencias y  trabajar conjuntamente de cara a los procesos electorales en puerta, así como las legislaciones secundarias pendientes en el Congreso.

“Mando un mensaje de unidad institucional, de camaradería que nos caracteriza. El PAN ha sido el mejor partido de México desde 1939 gracias a nuestros principios, a nuestra doctrina y nuestra capacidad de procesar institucionalmente nuestras diferencias. Estoy cierto que unidos es como vamos a funcionar mejor. Me permito hacer un llamado a todos para dejar atrás lo antes posible esta contienda interna”.

No obstante el llamado a la unidad, al señalar que en el PAN todos están incluidos y son necesarios, dijo que los resultados electorales dejaron ver que los panistas no están de acuerdo con el conflicto, el odio y las descalificaciones.

“Hoy quedó demostrado que el camino correcto son las propuestas. No se puede construir sobre el odio, los rencores, los agravios y las ofensas”.

Aseguró que no se perderá “en los caminos mezquinos o en la venganza, pero tampoco vamos a caer en un triunfalismo absurdo”.

Madero permanecerá año y medio al frente de Acción Nacional, y con el control del proceso electoral de 2015 y la definición de las candidaturas a diputaciones federales y las nueve gubernaturas que se disputarán en 2015.

La fórmula que encabezó Cordero sumó apoyos de los más cercanos a Calderón, desde su esposa Margarita Zavala, su hermana, Luisa María Calderón. La prima de la ex primera dama, Mariana Gómez del Campo; el ex secretario del trabajo, Javier Lozano; el ex subsecretario de Gobernación, Roberto Gil; su ex vocero, Max Cortázar, y Daniel Karam, ex titular del IMSS, entre otros.

Madero llegó a la presidencia nacional del PAN en 2010, a la salida de César Nava, ex colaborador de Calderón. Hacia el final de su gestión Madero agudizó su distanciamiento con el entonces presidente de la República, que tuvo su punto de mayor conflicto con la remoción, en mayo de 2013, de Cordero al frente de la coordinación en el Senado.

Integrantes del equipo de Madero como Marko Cortés, Santiago Creel y Marco Adame se negaron a declarar el fin del calderonismo en el PAN.

Creel aseguró que “aquí los militantes son los que mandan y los que decidieron para bien del partido”. Dijo que no perdió Calderón con la derrota de Cordero, pero “aquí quien gana es el PAN”.

Cortés, coordinador de campaña de Madero, aseguró que “en el PAN ganamos todos, que no haya vencedores ni vencidos, porque el verdadero contrincante del PAN está afuera”. En tanto, el ex gobernador de Morelos, Marco Adame, rechazó también el fin del calderonismo en el PAN, al señalar que “independientemente de la historia anterior, nos unamos bajo una sola sigla”.

En el mismo sentido se pronunció Roberto Gil, quien aseguró que “antes que calderonistas, corderistas o de cualquier expresión, somos panistas y no habremos de cejar en nuestro empeño de transformar al partido”, con lo que descartó una posible fractura en el blanquiazul.

A su vez, Luis H. Álvarez desestimó las diferencias en el PAN. Luis Alberto Villarreal, aseguró que hubo un grupo de políticos que pensaron que el PAN de descarrilaría, pero el partido demostró que se ha transformado.

Dijo que se terminó el PAN donde los militantes notables decidían el triunfo.

“La membresía lo dejó en claro: aquí en el PAN lo mismo vale el voto de un notable que el de cualquier panista Del país. Hoy ya no es un Consejo de notables que decide el rumbo de la diligencia, ahora somos todos los que tenemos ese derecho”.

Cuando Madero regresó al hotel de cierre de campaña fue recibido con un coro de 200 militantes con gritos de: “Presidente, Presidente” y “gracias Madero”.

El festejo, con música de mariachis fue en un salón del hotel Holiday Inn, los invitados en su mayoría jóvenes militantes saturaron el lugar.