Madero pide al PRD no “dejar morir” el Pacto

Abandonarlo liberará al PRI de compromisos, dice. Reconoce que la agenda de reformas no se hubiera logrado sin él.
El panista defendió los beneficios que arrojó el acuerdo
El panista defendió los beneficios que arrojó el acuerdo (Héctor Téllez)

México

El Partido Acción Nacional pidió al PRD considerar mantener la vía de acuerdos que representa el Pacto por México, porque dejarlo morir solo libera al gobierno y al Partido Revolucionario Institucional de sus compromisos con el país.

Gustavo Madero, dirigente nacional del blanquiazul, apostó por “seguir exigiendo al gobierno y al PRI el cumplimiento de todos los compromisos del Pacto y para hacerlo con fuerza es exigirlo a través de ese mecanismo”.

Explicó que la agenda de reformas del país “no se hubiera logrado sin el Pacto por México”, aunque admitió que los primeros afectados son aquellos que no piensan en la agenda del acuerdo político, “sino en la de la radicalización”.

Al líder perredista, Jesús Zambrano, quien se retiró de la mesa del Pacto tras la aprobación de la reforma energética, le planteó que “abandonar la mesa lo único que hace es liberar al PRI y al gobierno de esos compromisos y ese es un error político muy grande”.

Gustavo Madero consideró que “dejar cancha libre al gobierno y al tricolor para que con mayorías simples puedan sacar normas de menos calado y menos compromiso”. A su homólogo perredista, le resaltó que quien más ganan con la muerte del Pacto es el gobierno de Enrique Peña Nieto y su partido, “porque son los que tienen muchos pasivos con el país, son compromisos firmados que todavía no se cumplen”.

Por esa razón Madero explicó: “Yo todavía no doy por muerto el Pacto, creo que en el formato que se le quiera dar tiene una agenda pendiente para México y para los mexicanos, y es un error el dinamitar un ejercicio que le ha dado muchos resultados al país y que le ha cambiado el rostro para bien. Le falta aprobar las leyes reglamentarias de todo lo que hemos reformado en la Constitución”.

Consideró absurdo que las cuatro reformas constitucionales que fueron aprobadas por el Congreso, como la de telecomunicaciones, educativa, energética y política no sean consideradas de la misma importancia que las que fueron resultado del consenso. Además, agregó que hay 106 compromisos, entre los 95 del Pacto y los seis del agregado que se firmó tras las elecciones de julio, que deben ser atendidos.

El dirigente panista defendió los beneficios que arrojó el Pacto por México, pero reconoció que también fue motivo de disputas al interior de los partidos, porque no ha sido comprendido de manera adecuada.

“El Pacto no siempre ha sido bien comprendido y ha estado amenazado de muerte desde su concepción, pero cuando vemos la agenda que se ha aprobado, cualquiera puede reconocer que esto no se hubiera logrado sin el Pacto”.

Resultado de la firma de ese mecanismo de acuerdos entre los partidos y el gobierno en diciembre del 2012, se aprobaron las reformas educativa, de telecomunicaciones, competencia económica, del IFAI, deuda de los estados, financiera, política-electoral y energética. Quedan pendientes temas relativos a seguridad social, derechos humanos y el acuerdo por el campo.