“Luz más barata en 2 años” tras la reforma

Aclara que no será por una intentona populista o por decreto, sino porque costará menos producir la energía eléctrica; el pasivo de Petróleos Mexicanos ya es deuda pública, señala.
En medio de protestas comenzó el debate de las leyes energéticas.
En medio de protestas comenzó el debate de las leyes energéticas. (Mónica González)

México

A partir del verano de 2016, es decir, en dos años, los mexicanos comenzarán a ver una disminución en las tarifas eléctricas ya que a México le costará menos producir electricidad, pues se prevé el uso de nuevas plantas generadoras que usarán energéticos más baratos y menos contaminantes, aseguró el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Entrevistado en Radio Fórmula por Ciro Gómez Leyva, el funcionario explicó que “la Secretaría de Energía tiene una estimación bastante precisa sobre el tema de las tarifas eléctricas, que es que en dos años” bajen.

Sin embargo, explicó que las tarifas van a bajar, pero no por una intentona populista o por decreto, sino porque costará menos producir la electricidad.

“Hoy nos cuesta mucho producir la electricidad, porque la estamos produciendo fundamentalmente con plantas que operan con combustóleo (...) si estuviéramos produciendo con gas natural, podríamos producir a un costo mucho más barato y, por cierto, mucho mejor para el medio ambiente”, dijo.

Agregó que se necesita que Pemex y otros jugadores inviertan en extraer gas y que se puedan construir ductos para llevarlo donde están las plantas de generación, donde se construyan más para que entonces la energía cueste menos.

“Estamos hablando de que en el verano de 1026 y después en 2017, en 2018 vamos a ver una transformación muy importante que tendrá beneficios claros y palpables en la economía familiar y también en la competitividad de las empresas mexicanas”, recalcó.

El encargado de las finanzas públicas del país aclaró que el pasivo laboral de Petróleos Mexicanos ya es considerado deuda pública y explicó que con la reforma a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria se reducirá el adeudo por pensiones en beneficio de las finanzas públicas y de la empresa.

“La deuda pensionaria ya es deuda pública hoy, porque Pemex es una empresa ciento por ciento pública. Lo que hacemos es, si lo aprueba la Cámara de Diputados, dar un incentivo muy claro para reducir un pasivo que es del Estado, no solamente de Pemex”, aseguró.

Dijo que si no se hace cambio alguno esa deuda seguirá creciendo, lo que implicará que Pemex no tenga recursos para invertir, por estar pagando cada vez más el costo de las pensiones.

“Cada peso que se paga en pensiones es un peso menos para invertir en nuevos proyectos que generen más ingresos para el Estado, un peso que se paga y además la deuda seguirá creciendo, por eso su valor actuarial a lo largo de las próximas décadas alcanza casi 10 por ciento del PIB”, alertó.

Aclaró que la reforma no modificará el contrato colectivo de los trabajadores de Pemex, pero solo ellos decidirán si cambian su régimen de retiro.

Recordó que la propuesta no es nueva, pues ya se había realizado de manera exitosa con trabajadores al servicio del Estado que migraron a un régimen de cuentas individuales desde 1997, así como para los que cotizan en el IMSS, donde también se aumentó la edad de retiro, al considerar la realidad demográfica de México.

Precisó que el pasivo laboral de Pemex, que incluye a trabajadores en activo y jubilados, equivale a 10 por ciento del producto interno bruto, es decir, 1.7 billones de pesos.

La petrolera paga cada año alrededor de 38 mil millones de pesos de pensiones y jubilaciones a quienes le dedicaron toda su vida, precisó.

“La suma de estos capítulos (1.7 billones de pesos), por supuesto, es en su valor actuarial, no quiere decir que alguien pueda llegar hoy a la Tesorería de la Federación, a la de Pemex, a exigir este dinero, claro que no, son pagos que se harán en las próximas décadas, conforme los trabajadores se jubilen”, explicó.

“La realidad es que el pasivo pensionario de Pemex se va a reducir, no va a desaparecer por completo; creo que una reforma que reduzca en 2 o 3 puntos porcentuales del PIB la deuda de pensiones de Pemex y que, por lo tanto, la transfiera de la cuenta en Pemex a la de la Secretaría de Hacienda, será un escenario muy positivo”, afirmó.