Faltan partidos políticos serios: Jesús Silva-Herzog

Durante su participación en el Foro de Participación Ciudadana, Jesús Silva-Herzog dijo que el problema de México es que la ciudadanía cree que el Gobierno resolverá los malestares del país.
Jesús Silva-Herzog recibió un reconocimiento por su participación en el foro.
Jesús Silva-Herzog recibió un reconocimiento por su participación en el foro. (Cortesía)

León, Gto.

La falta de democracia en México se debe a la inexistencia de partidos políticos serios, y el que los ciudadanos crean que será el Gobierno quien eliminará todos los malestares del país, consideró Jesús Silva-Herzog.


"Necesitamos un Congreso fuerte y partidos políticos serios. Porque incluso las alternancias desataron expectativas inalcanzables", dijo.


El maestro en Ciencias Políticas por la Universidad de Columbia, ofreció ayer la conferencia de clausura del Foro de Participación Ciudadana en León.


Con su ponencia "Democracia y transparencia", el conferencista explicó que en México, sin duda, hay un desencanto y decepción por la indiferencia hacia democracia que reina en el país.


Silva-Herzog comentó que el problema es que se cree que la responsabilidad de acabar con los malestares del país, es del Gobierno
"Por eso había tantas expectativas con la llegada del PAN y se creía que Vicente Fox en su sexenio iba a resolver todos los problemas de México: La corrupción, la pobreza y la desigualdad", dijo.


El conferencista consideró que México se dio cuenta que el cambio de 'dueño del país', no hizo la diferencia.


El académico comentó que durante el régimen priista, donde 'ganaban a la buena o a la mala', el país le pertenecía al Presidente de la República.


"México perdió en el 2000 o incluso antes a su dueño, porque México tenía dueño durante los gobiernos priistas, México era el país del Presidente de la República, que era capaz de tronar los dedos y cambiar la Constitución a su antojo, que era capaz de expropiar los bancos en la mañana y privatizarlos en la noche si así quería, sin que nadie pudiera decirle al Presidente ¡Detente!", dijo.


El ponente reiteró que aún así, la solución de los problemas del país no la tiene el Gobierno, pues estos señalamientos hacia los gobernantes han creado ciudadanos conformistas.


"El problema de la sociedad es que no busca resolver los problemas, lo que hace es gritarle al Alcalde o al Gobernador, o al Presidente que él lo resuelva", agregó.
Recalcó que a pesar de los cambios de gobierno o de partidos políticos, México no ha avanzado en materia de limpieza pública, ni siquiera con las elecciones o con el surgimiento de periódicos críticos.


Durante la sesión de preguntas y respuestas, uno de los asistentes y estudiante de Ciencias Políticas cuestionó al conferencista sobre la apertura a las candidaturas independientes, lo cual consideró un malestar más para el país.


"Sí puede haber quizá apertura para que entre el narcotráfico porque no hay reglas secundarias que regulen el proceso de inscripción de los candidatos".