ENTREVISTA | POR ANGÉLICA MERCADO

Miguel Barbosa Coordinador de la bancada del PRD

Luego de ser hospitalizado por no atender a tiempo una infección que le valió la amputación del pie derecho, dice que tiene mucho ánimo y que no piensa bajarle al trabajo

“Llegaré al Senado en muletas, pero con mucha dignidad”

El legislador señala que quiere contarle a todos, para que tengan más precaución con su salud.
El legislador señala que quiere contarle a todos, para que tengan más precaución con su salud. (Especial)

México

Con al menos 10 kilos menos, un traje nuevo y mostrando "con dignidad" el muñón del pie derecho amputado, Miguel Barbosa se reincorporó de lleno como coordinador de los senadores del PRD, luego de ser hospitalizado el pasado 23 de noviembre, cuando, por descuido, no se trató a tiempo una infección que lo puso al borde de la muerte.

Animado, dice que ahora quiere contárselo a todos, para que la gente tenga más precaución con su salud, y deja en claro que no piensa "bajarle al trabajo", porque vienen momentos de extremo activismo legislativo.

Destacó que seguirá siendo coordinador y que por ello trabaja en su rehabilitación. Se apoya en sus muletas y dos enfermeros lo asisten si es necesario, pero pronto tendrá una moderna prótesis que le permitirá mejorar su movilidad.

"Estoy con mucho ánimo, en un comportamiento muy realista de haber sido objeto de una amputación, de haber sufrido una sepsis, que es una infección grave generalizada. Ha sido un periodo de salud muy complicado, de hospitalización largo, coincidente con el cierre del periodo legislativo anterior."

Al explicar que su padecimiento se generó hace tiempo, cuando se hirió el pie y, pese a ser diabético, no prestó la atención requerida. No le dolía, iba con el médico familiar hasta que, antes del Consejo Nacional del PRD el 23 de noviembre, le dijo a su esposa que antes de acudir pasaría a un lavado quirúrgico. Ahí los médicos le dijeron que iba muy grave y tendría que ser hospitalizado.

Cuarenta y ocho horas después de estabilizar sus signos vitales, vendría la operación. "Cuando desperté y vi mi muñón, no pregunté nada. Sabía que era mi responsabilidad", refiere al mostrar la extremidad cubierta por la tela del pantalón.

Barbosa asegura que más allá de esta realidad, no ha tenido momentos depresivos, porque lo rodea un ambiente familiar muy cariñoso, así como las muestras de cariño de todos los senadores.

"No he tenido momentos depresivos, solamente la reflexión que hago es que lo que me pasó es producto de un enorme descuido personal, que hay que verlo así. No hay más responsable de lo que me pasó que yo mismo y por eso, en un acto de entereza, como muestra de ejemplo para mis hijos de cómo enfrentar la vida, lo estoy haciendo así, con mucha voluntad, de manera muy positiva. Ya camino con andadera y con muletas, con muletas apenas estoy empezando, pero ya se me está diseñando la prótesis y espero recuperar la mayor movilidad."

Sobre las nuevas prioridades que tendrá, señaló: "La vida privada desde luego hay que darle una importancia muy especial; yo creo que sí tendré que tomar posiciones de más acercamientos con los míos, pero no pienso bajarle al trabajo. Quiero estar tan atento como he estado hasta ahorita, porque vienen momentos de extremo activismo legislativo en el periodo".

—¿Como coordinador?

—Es un asunto de enorme intensidad, no puedo bajarle, si no me sintiera yo con la capacidad de poder atender todo esto, les doy mi palabra que diría que otro asuma la coordinación, pero aquí he estado ya en mi oficina atendiendo gente.

—¿Ahora qué viene?

—Trabajo, familia, cuidarme, actuar con reflexión. Hay que aprender de la vida. La madurez es algo que se alcanza todos los días, nunca la madurez se alcanza al máximo, al tope, y claro que lo que me pasó fue un golpe de timón enorme en la vida, ¡pero tengo tanta suerte que hasta esto me pasó!

—Asumirá esta etapa con dignidad...

—Hay una cultura de solidaridad hacia los minusválidos. Yo para empezar creo que la forma de rehabilitarme es no sintiendo pena ni vergüenza de lo que me pasó, sino al contrario, exhibirlo. Voy a llegar al Senado en muletas, pero con mucha dignidad. Voy a llegar a mi escaño, No escondo nada".