Llama Fernández de Cevallos a renovar de manera democrática el PAN

El ex candidato presidencial consideró que la guerra dentro de partido no es por la dirigencia sino porque los diversos grupos dentro de éste quieren dominar el cargo.
Diego Fernández de Cevallos
Diego Fernández de Cevallos/ Archivo

Querétaro

El ex candidato presidencial, Diego Fernández de Cevallos, aseguró que en el Partido Acción Nacional no existe “una guerra” por la dirigencia nacional sino de “confrontaciones entre los diversos grupos que existen y que quieren dominar dicho cargo”.

En entrevista tras su participación en el ITESM campus Querétaro, hizo un llamado para que se lleve un proceso de renovación de manera democrática.

Por tal motivo hizo un llamado al diálogo y a mantener el respeto entre los grupos Maderistas y Corderistas para que el PAN, salga fortalecido del proceso para renovar la dirigencia nacional.

“Yo desde luego deseo que es proceso se lleve a cabo en orden dentro del procedimiento democrático que ha prevalecido en Acción Nacional, y que haya respeto entre los contendientes, respeto a la institución que se piense en México y que se acabe cualquier situación de rigurosidad”.

En el marco de la sesión del CEN del PAN para la integración de la Comisión Nacional Organizadora como árbitro de la contienda interna, Cevallos dijo que espera que cualquier determinación es por el “bien del partido”.

 “Yo no veo una guerra sino una confrontación a ratos nada cuidadosa en sus formas pero desde luego me espero a que se den los resultados para que el que sea presidente de acción nacional pueda llamar a la unidad y a la trascendencia de México para bien del partido”.

Asimismo felicitó el trabajo que lleva el gobierno federal para restablecer la paz en Michoacán, mismo que no será una trabajo fácil para que la policía comunitaria deje las armas y se retiren.

 “Debo de reconocer que el gobierno federal si bien ha exigido y reclamado que se desarmen las guardias comunitarias y todo aquel que no tenga derecho a estar armando, también ha entendido hasta donde yo aprecio que ese desarme a quienes se vieron en la necesidad de tomar las armas para defenderse su vida y libertad, sus bienes y todo lo que implica los derechos humanos no puede exigírsele que se desarmen para que queden a merced de los sicarios y de los criminales”.