Llama Cárdenas a revertir enmiendas 'entreguistas'

"Todas las protestas son válidas, incluso la desobediencia civil".
La movilización sobre Paseo de la Reforma.
La movilización sobre Paseo de la Reforma. (Octavio Hoyos)

México

Al encabezar el mitin tras la marcha contra la reforma energética, Cuauhtémoc Cárdenas llamó a echar atrás todas las "reformas entreguistas" y para ello, todas las formas de protesta son válidas, incluso la desobediencia civil.

Al llamado se sumó el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, quien expresó que es necesario un pacto social que incorpore las demandas de todas las organizaciones para que sean escuchadas.

Durante su discurso, Cárdenas informó que con las organizaciones participantes en el mitin acordó construir y presentar a la nación una propuesta de programa de desarrollo, que permitirá la utilización "con racionalidad" de la industria energética.

Ante los asistentes de organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y militantes del PRD, dijo que ya se lograron obtener dos millones de firmas para solicitar una consulta sobre la reforma energética, que "deberá convertirse en la ratificación del rechazo de la enorme mayoría de los mexicanos a la cesión de los recursos naturales de la nación a intereses contrarios a los de los de México".

Resaltó que la lucha actual "no es solo para revertir la reforma en materia de energía, sino que es mucho más amplia, en el mundo laboral, en la educación, en el campo y en el terreno internacional para que se den cambios fundamentales. Tenemos, como se ve, que librar nuestra lucha en múltiples frentes".

Por ello, insistió, la lucha "no se limita al reclamo de una consulta ni terminará con la celebración de la misma", reiteró.

El ingeniero agregó que la lucha no se limita a la recolección de firmas y a la realización de una manifestación, por nutrida que sea, como hoy. "A partir de ahora", convocó a los asistentes al mitin, "deberemos de llevar a acabo una campaña permanente de organización, concientización, convencimiento y lucha social por todo el país".

Para ello, en cada municipio, barrio, escuela y centro de trabajo hay que explicar los riesgos y consecuencias de las contrarreformas entreguistas, para echarlas abajo apoyados en todos los recursos que os ofrece nuestra constitución, explicó.

Cárdenas aseguró que todas las formas constitucionales de lucha son válidas: "la protesta hablada y escrita, la manifestación individual y colectiva, los paros cívicos, la huelga, incluso la desobediencia civil".

Asimismo, comentó que el gobierno y sus cómplices regatean a la sociedad el derecho a ser consulados, "buscan subterfugios, chicanas de leguleyos para impedir una primera consulta popular sobre las contrarreformas constitucionales en materia energética.

Añadió que aunque se arguye que una vez suscritos contratos, ejecutadas obras, realizadas inversiones y levantadas instalaciones, las reformas resultaría irreversibles, "no serán más difíciles y complejas las medidas a tomar para echar abajo esta reforma entreguista, que las que hubo que tomar para la expropiación de 1938".

Al finalizar la concentración, Zambrano se refirió a la negativa de López Obrador para participar en ella y dijo que lejos de atender el llamado, "respondió prácticamente con insultos", lo cual "no habla de un dirigente responsable, pareciera que más prefieren situarse en la lógica de poquitos pero sectarios o sectarios como poquitos".