Llama Barbosa a las izquierdas a trascender “rivalidades pasadas”

El coordinador de los senadores perredistas consideró que la unidad es una necesidad para la acción política.
Miguel Barbosa, coordinador del PRD en el Senado.
Miguel Barbosa, coordinador del PRD en el Senado. (Angélica Mercado)

Ciudad de México

El coordinador de los senadores del PRD, Miguel Barbosa, llamó a las fuerzas políticas de izquierda a trascender las visiones de corto plazo, los cálculos políticos inmediatos y las rivalidades pasadas para enfrentar unidas el proyecto de la derecha.

"La unidad de las fuerzas de izquierda resulta indispensable para enfrentar con éxito y con las herramientas de la política la decisión del actual gobierno de profundizar un proyecto de derecha y conservador", dijo.

Sostuvo que la búsqueda de la unidad no es un simple deseo, sino una necesidad para la acción política, el diseño y puesta en marcha de una estrategia conjunta sobre el eje de la defensa de los recursos energéticos.

"Quien de verdad sea partidario de la defensa de nuestro petróleo debe sumar fuerzas en la integración de un frente nacionalista, progresista y de izquierda", arengó.

El legislador poblano insistió así en la unidad, a contracorriente de quienes en el actual escenario la consideran improbable: "Se trata de trascender las visiones de corto plazo, los cálculos políticos inmediatos o las rivalidades pasadas".

En un comunicado, Barbosa advirtió que el gobierno federal y sus aliados tienen como objetivo principal en 2014 la consolidación de su poder, a través de la materialización de los cambios estructurales en materia energética, fiscal, telecomunicaciones, laboral, educativa y política-electoral.

Reconoció, en ese sentido, que uno de los factores que facilitaron la aprobación de las modificaciones constitucionales en materia energética fue precisamente la división de los partidos y las fuerzas de izquierda.

Afirmó que el PRD debe ser un promotor incansable de la unidad de la izquierda y seguir adelante con la defensa del sector energético, la transformación del régimen político, la realización de elecciones equitativas, la democratización de los medios de comunicación, la reforma educativa de fondo.

Ello, además del respeto a los derechos de los trabajadores, el combate a la corrupción y mayores niveles de transparencia en el ejercicio de la función pública: "estos son temas compartidos por la fuerzas progresistas nacionalistas y de izquierda".

Remarcó que la división y el sectarismo han sido los principales obstáculos para el éxito de un proyecto de la izquierda a lo largo de la historia, como a su juicio lo evidencia "la ideologización, el sectarismo, las purgas y las visiones patrimonialismo que predominaron en la izquierda mexicana hasta la década de los ochenta".

El senador Barbosa precisó, no obstante, que "el PRD no debe renunciar a la política, (pues) requiere participar en la interlocución y construcción de acuerdos con el gobierno y las otras fuerzas políticas, pero debe hacerlo en una lógica incluyente, no de cúpulas dirigentes".