"Vivimos dignamente aunque seamos de clase media o baja"

Simpatizante, miembro adherente y en 2005 miembro activo del PAN, es Eva Alvarado Espinoza de 61 años, casada y con dos hijos, quien también ha dedicado su vida a la gestión en Torreón.
Eva Alvarado Espinoza.
Eva Alvarado Espinoza. (Brenda Alcalá Mejía)

Torreón, Coahuila

Simpatizante, posteriormente miembro adherente y en 2005 recibe oficialmente su credencial de miembro activo del Partido Acción Nacional (PAN), es Eva Alvarado Espinoza, de 61 años de edad, casada y con dos hijos, quien también ha dedicado su vida a la gestión a favor de este partido en Torreón.

Con secundaria concluida y en su haber una serie de diplomados entre ellos el de Derechos Humanos y Metodología de la Educación Popular, en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente en Guadalajara (ITESO), todos promovidos dice por el albiazul.

“Existe algo que es congruencia, el hacer lo que se dice definitivamente es mi propio precepto cómo puedo yo fallarle a la gente con la que convivo diariamente".

"Yo cosía mucho y por ello es que conocía a muchas personas, conforme fue pasando el tiempo y en las pláticas veíamos que teníamos muchas necesidades aquí en la colonia Jacarandas, poco a poco comencé a organizar varias actividades aquí en la colonia desde la rehabilitación de las plazas, hasta la organización de cursos de verano, de salidas a días de campo", señala.

Mientras muestra las fotografías de las actividades relaya que su eposo y ella tienen su espacio y tras dialogar llegaron a un acuerdo en el que no habría problema porque desempeñara su labor como gestora de la colonia y se dice contenta.

Cuenta que ella no sólo trabaja en las campañas políticas, el trabajo es permanente y continuo, que no termina con el proceso electoral.

“Existen días que no se presentan problemas, eso es bueno, pero otros sí, es entonces cuando tenemos que trabajar, porque nosotros somos un puente entre los ciudadanos y los gobernantes".

"He rescatado áreas verdes que se tenían en total abandono, hemos organizado un equipo importante aquí que trabaja a favor de su colonia. Desde los niños y jóvenes salíamos a pintar las plazas los espacios públicos, eso es importante porque entre todos trabajamos por ella, por ello entre todos la cuidamos. No porque seamos de clase media baja, no podemos vivir dignamente, por ello es que nos cooperamos con trabajo, dinero y esfuerzo”, reflexiona.

Dice que el trabajo que realiza no es remunerado, sin embargo, el respeto que sabe tiene de sus vecinos, es una de las mejores recompensas que le ha dado la vida.

Confiesa que en ocasiones se han acercado otros partidos políticos, pero ella es muy precisa en torno a ese tema: “Existe algo que es congruencia, el hacer lo que se dice definitivamente es mi propio precepto cómo puedo yo fallarle a la gente con la que convivo diariamente, con qué cara podría hacerlo. Definitivamente que este trabajo de gestoría social me ha traído muchas satisfacciones. La verdad, este trabajo definitivamente vale la pena”.

Finalmente, Evita como la conocen en el partido, comenta que es una convencida de que la agrupación, la participación social, logra avances y que una persona en lo individual no logra los mismos resultados que un conjunto, por ello la promueve entre sus vecinos y también en los que acuden a ella para solicitarle su apoyo de otros sectores.