Aprueban a Margarita dejar alcaldía; buscará gubernatura

La votación en el Cabildo de Monterrey quedó con 24 votos a favor, 3 en contra y una abstención; la alcaldesa estará sin goce de sueldo, pero se le brindará protección a ella y su familia. 

Monterrey

Con el voto en contra de los regidores del PRI, el Cabildo de Monterrey autorizó este miércoles licencia por tiempo indefinido y sin goce de sueldo a la alcaldesa de la capital del estado, Margarita Arellanes Cervantes, quien buscará contender por la candidatura del Partido Acción Nacional a la gubernatura del Estado.

En lo que representó la última sesión de Cabildo del año, la Comisión de Gobernación presentó este miércoles el dictamen mediante el cual se autorizó a la edil regiomontana excusarse de desempeñar el cargo de presidenta municipal: "a fin de hacer uso de su derecho constitucional de votar y ser votada".

La licencia por tiempo indefinido, sin goce de sueldo, incluía el nombramiento de la regidora panista Norma Paola Mata Esparza como encargada de despacho del municipio de Monterrey durante el tiempo que esté ausente la alcaldesa.

Además, se brinda protección a la edil y su familia, así como vehículos para su traslado, gasolina y equipo de comunicación, en virtud de su trabajo desempeñado como alcaldesa y las decisiones que tomó en ese tiempo en materia de seguridad.

Antes de ser votada la autorización para separarse del cargo por tiempo indefinido, la alcaldesa señaló abiertamente al Cabildo su intención de contender por el PAN por la gubernatura del estado.

"Hoy he decidido buscar la candidatura de mi partido para encabezar la gubernatura de Nuevo León, decido porque sé que estoy preparada, porque estoy segura que enfrentaré los grandes retos con grandes estrategias, decido porque es posible, decido porque amo Nuevo León", señaló la ahora edil con licencia.

Así mismo, la alcaldesa recibió muestras de apoyo por parte de regidores de su partido, así como del PRD y del PT.

"Ha ejercido un verdadero liderazgo, con programas que se han convertido en iconos y que han sido duplicados en otros estados y ha defendido las causas ciudadanas", destacó Irasema Arriaga.

"Que sea el voto de la gente el que decida, finalmente si a algún alcalde le va mal, le va mal a la ciudad, si a un gobernador le va mal, le va mal al estado, por eso lo único que podemos hacer es desearle éxito", dijo por su parte el regidor del PT, Azael Sepúlveda.

Sin embargo, no todo fue apoyo en la sesión de Cabildo, el regidor del PRI, Eugenio Montiel, utilizó los micrófonos para reproducir lo que significó la primera promesa de gobierno de Arellanes Cervantes: "No soy una chapulina, voy a permanecer los tres años que dura el mandato", prometió a la ciudadanía en diversas entrevistas en diferentes medios de comunicación de televisión y radio, lo que fue evidenciado por el edil priista.

Montiel Amoroso criticó esta situación y dijo que esta era una "crónica de una muerte política anunciada" parafraseando el famoso libro de Gabriel García Márquez, pues dijo que el incumplimiento de promesas y el mal gobierno que ejerció significarían su tumba política en las próximas elecciones: "descanse en paz" dijo.

Por su parte, la regidora también del PRI, Carlota Vargas, adelantó que votaría a favor de la licencia de la alcaldesa, pues consideró que su salida es lo mejor que podría pasarle al municipio, y auguró tiempos mejores con su ausencia; "Porque el desairado Monterrey, inundado, lleno de baches, no la va a extrañar, el juicio usted lo va a conocer", dijo.

Además, señaló que la petición de la edil es completamente legal, por lo que culpó a los diputados locales por haber sido incapaces de sacar adelante una Ley Antichapulineo que permitiera a los ciudadanos contar con una alcaldesa de tres años y no de dos.

"No tengo inconveniente en que la señora alcaldesa se vaya, primero porque aunque ella falte a su palabra, es completamente legal su petición... Nuestros diputados han sido incapaces de aprobar una Ley Antichapulineo, una legislación que permita que los ciudadanos tengan alcaldes de tres años y no de dos...", reclamó.

A la sesión también se presentó el dirigente del PRI de Monterrey, Aldo Fasci Zuazua, quien se manifestó en el mismo sentido de Vargas, al señalar que con la salida de la alcaldesa a Monterrey le podrían augurar tiempos mejores.

La solicitud de licencia fue aprobada por 24 votos a favor, tres en contra de parte del PRI y una abstención de la regidora Norma Paola Mata, por ser parte del dictamen presentado.

Al final de la sesión la alcaldesa brindó un breve mensaje sin permitir preguntas, acompañada de su esposo e hijas, y en donde reiteró su intención de registrarse como precandidata a la gubernatura por el PAN.

Cabe destacar que la sesión de este miércoles se desarrolló con un Palacio Municipal copado por cerca de 100 elementos de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey, a fin de evitar manifestaciones en contra de la alcaldesa.