Y qué opina el gobierno del Edomex de la "Ley Atenco"

Tanto el gobernador Eruviel Ávila como el secretario General de Gobierno, José Manzur, consideran que la ley no viola los derechos humanos, pero están abiertos a que se modifique lo necesario.
Como líder de los alcaldes a nivel nacional, Eruviel Ávila argumentó que el Mando Único sería un retroceso al municipalismo.
Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, pidió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que revise y emita su opinión sobre la Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública en la entidad.

El mandatario también ofreció cambiar o precisar lo que sea necesario para que no haya resquicio alguno que contravenga leyes supremas.

Enfatizó que hay tiempo de hacer ajustes, ya que entrará en vigor en más de tres meses.

La aprobación de la norma generó inconformidad de organizaciones pro derechos humanos, que bautizaron la medida como "Ley Atenco".

Ávila dijo que si "las 10 voces" que están en desacuerdo leen el documento con calma y las recomendaciones de los organismos de derechos humanos, cambiarían su opinión.

El gobernador enfatizó que se trata de un documento que pone candados a cualquier abuso de los integrantes de las corporaciones policiacas.

Con esta ley, agregó, se da cumplimiento a una recomendación, donde se les pide que la regulación sea bajo principios de legalidad y proporcionalidad.

Este miércoles en entrevista para W Radio el secretario general de Gobierno del Estado de México, José Manzur Quiroga, reiteró que la ley es producto de "una recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que lo que busca es justamente proteger los derechos de los mexiquenses".

Aclaró que su sentido no "se refiere a represión en momentos en que haya alguna manifestación, simplemente se refiere a darle orden a la aplicación de la fuerza pública".

Para él en la ley "no hay nada que preocupe en este momento o que pueda parecer represivo", pero confirmó que "si hay algo o hay una mejor una idea de cómo debe de entrar en funcionamiento esta ley, que será dentro de 90 días, tanto la Secretaría General de Gobierno como la oficina de señor gobernador estaríamos atentos para promover algún cambio en la Legislatura local".

Explicó que "el día de ayer mismo el gobernador les mandó una copia de la ley a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y a la Comisión Estatal de Derechos Humanos con el compromiso de que si cualquiera de estos dos órganos encontraba algo que le preocupara en relación al texto de la ley, el gobernador del estado estaría dispuesto a mandar la modificación a la Cámara de Diputados y corregirla".