Ley contra la violencia en estadios no es letra muerta: Gobernador

El mandatario estatal adelantó que la Procuraduría aplicará todo el peso de la ley a quienes fueron detenidos por las riñas registradas en el exterior del Estadio BBVA después del Clásico 112.
El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.
El gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón. (Foto: Roberto Alanís/Archivo)

Monterrey

La Ley contra la violencia en los Estadios no es letra muerta, consideró Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León.

En entrevista, el mandatario estatal adelantó que la Procuraduría aplicará todo el peso de la ley a quienes fueron detenidos por las riñas registradas en el exterior del Estadio BBVA después del Clásico Regiomontano 112. 

TE RECOMENDAMOS: Quedan libres 30 de 33 detenidos en el estadio

En este sentido, el gobernador aventó la responsabilidad completa a los municipios de velar por que los ciudadanos tengan un buen comportamiento a las afueras del estadio, al Gobierno, añadió, lo único que le compete es coadyuvar a las labores con los ayuntamientos. 

“No es ley muerta, los detuvo el municipio y van a ser consignados y la Procuraduría va actuar, depende del alcalde, acuérdense que la responsabilidad de los eventos, nosotros coadyuvamos a la tranquilidad de esos eventos, pero es responsabilidad de los municipios que cada ciudadano se porte bien”, refirió.

 El gobernador también responsabilizó a los dos clubes de la ciudad al señalar que ellos son responsables de lo que pasa al interior de los Estadios.

 “El municipio tendrá o no la facultad para proceder y consignar. Ni ustedes ni yo podemos saber, nosotros hemos hablado con ambos equipos, siempre hay reuniones con los equipos previo cuando hay estos eventos para ver el tema de la seguridad”, dijo.

 Apuntó que ahorita el Estado se encuentra analizando quien fue el que no brindó la seguridad a los aficionados.

 “Ahorita lo que nosotros estamos haciendo es ver quién no brindó la seguridad, también quien cometa o pretenda será la ley, ningún ciudadano y menos en un Estadio debe portarse mal.

“Los aficionados tienen que aguantarse, si su equipo perdió, pues perdió, aquel ciudadano que se enoje y agreda a otro aficionado será detenido y se le aplicará la ley que ya existe”, concluyó.