Legisladores locales de Tamaulipas, de los mejor pagados

Sin embargo, el Congreso del Estado es el tercero con menor presupuesto y gasto per cápita según Parlamento Abierto.
Los diputados tienen mejores remuneraciones que sus pares en 22 legislaturas estatales.
Los diputados tienen mejores remuneraciones que sus pares en 22 legislaturas estatales. (José Luis Tapia)

Tampico

Los diputados tamaulipecos se encuentran entre las 10 legislaturas mejor remuneradas del país, al percibir cada miembro del Congreso un sueldo de 74 mil 259 pesos mensuales.

Los integrantes de la legislatura se ubican en el lugar número 9 de la tabla nacional. Los mejor pagados son los de Jalisco con 110 mil 809 pesos y le siguen Guanajuato con 107 mil 272, San Luis Potosí 95 mil 257, Zacatecas 95 mil y Baja California Sur 88 mil.

Continúan Sonora con 87 mil 189 pesos, Nuevo León 79 mil 956, Estado de México 75 mil 166. Debajo de Tamaulipas, están los diputados de Durango, Nayarit, Chiapas, Michoacán, Coahuila, Morelos y Puebla, que perciben de 69 mil 555 a 60 mil 050.

Luego están las legislaturas de Veracruz, Quintana Roo, Querétaro, DF, Guerrero, Chihuahua y Tabasco, con sueldos de 58 mil 123 pesos a 50 mil. Hidalgo, Campeche, Aguascalientes, Colima, Baja California, Sinaloa y Oaxaca, con rangos de 48 mil 048 pesos a 42 mil pesos.

Finalmente, los legisladores locales que menos ganan son los de Yucatán, que perciben 35 mil 095 pesos y Tlaxcala con 26 mil 327 pesos.

El Congreso de Tamaulipas tuvo en 2014 un presupuesto de 129 millones 695 mil pesos, ubicándose entre los Congresos con menor gasto, pues solo las legislaturas de Colima e Hidalgo disponen de una asignación menor.

Al contar Tamaulipas con una población de 3 millones 268 mil 554 habitantes, el gasto per cápita del Congreso del Estado es de 39 pesos anual y 3.3 pesos mensuales.

En este concepto, es el penúltimo estado con menor costo, estando solo arriba de Puebla, con 28 pesos anuales y 2.41 mensuales.

Toda esta información está contenida en el Diagnóstico del Parlamento Abierto realizado por 12 organizaciones sociales.

Ahí, se indica que la correlación entre presupuesto por legislador y nivel de cumplimiento, tomando los datos sólo de los congresos estatales y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal es de 0.38, lo que se considera débil.

"El dinero no explica el compromiso por atender los principios de Parlamento Abierto y eso es una buena noticia, porque una vez más apunta a que la base se encuentra en la decisión política de los legisladores", expone el estudio en sus conclusiones.

Y añade que cuando se analiza el nivel de cumplimiento de los estados con relación a su población se observa una correlación de 0.33, nuevamente es un dato débil.

"Ser un estado grande en términos poblacionales al parecer no tiene mayor influencia en el nivel de compromiso de sus congresos para ser considerados abiertos", puntualiza.