La crisis está en vías de solución, dice Córdova

“Hay una serie de reclamos, algunos son atendibles, otros son posiciones políticas que se distancian de decisiones del organismo”.
Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral.
Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral. (Martín Salas)

México

La crisis que generó la decisión de siete de los 10 partidos de abandonar la mesa del Consejo General está en vías de solución, garantizó el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova.

En entrevista con Carlos Marín en El asalto a la razón, en MILENIO Televisión, el consejero presidente aseguró que durante los últimos días se ha mantenido el diálogo con todos los partidos políticos nacionales y se ha trabajado para conocer todas sus preocupaciones y atender las que son atendibles.

"Hay una serie de reclamos, algunos de los cuales son atendibles, otros son simples posiciones políticas que se distancian de decisiones que tomó el INE en su momento, incluso en resoluciones hasta por unanimidad de votos", señaló.

Córdova consideró que la autoridad electoral no puede ser refractaria a las preocupaciones de los partidos y debe mantener, sin que necesariamente se atiendan posiciones políticas, ya que hay decisiones en las que no se puede ser complaciente.

En este sentido aseveró que ninguna de las decisiones que adopte el INE se hacen en lo oscurito o en la opacidad, sin que ello signifique que se tenga que complacer a uno, a todos o a ninguno de los partidos.

Destacó la importancia de que el árbitro electoral cuente una imagen de imparcialidad, ya que el INE vive de la credibilidad, tanto de cara a la ciudadanía, como de cara a todos los actores políticos. "Eso es un proceso muy complicado que tenemos que ir construyendo".

Ante este contexto el presidente del Consejo General confió en que durante los próximos días los tres partidos que aún no se reincorporaron durante la sesión del pasado domingo finalmente lo hagan, con el compromiso de que se mantendrán los intercambios para atender sus peticiones.

Asimismo, reiteró la importancia de que la autoridad electoral mantenga un diálogo generalizado que no solo se realice con los partidos que se levantaron de la mesa, sino con todos los que tienen representación en la mesa.

El consejero presidente informó que uno de los aspectos que el INE resolverá en breve será la apertura de los procesos que se realizan al interior de las comisiones en las que no se permite la participación de los partidos.

Adelantó que durante la sesión del miércoles de la próxima semana, el Consejo General habrá de aprobar un proyecto en el que se prevé que los trabajos de las comisiones, que por mandato de ley son privadas, tengan un esquema de máxima publicidad.

Con ello, agregó, los partidos podrán conocer en tiempo real las discusiones y asuntos que se resuelven en comisiones, como la de Fiscalización, la de Servicio Profesional, así como la de Prerrogativas y Partidos.

Cuestionado sobre la situación que prevalece en Guerrero y el llamado que se ha realizado para no llevar a cabo las elecciones el próximo 7 de junio, Córdova reiteró que el INE es una autoridad comprometida con el difícil contexto que prevalece en el país.

Subrayó que ante un escenario inédito, en el que existe un llamado a boicotear las elecciones, el malestar social crea un contexto, en el cual hay mucho pasto seco y muchas vocaciones incendiarias, a asumir una responsabilidad colectiva que unifique a todos los partidos y a la autoridad electoral.

"No podemos andar jugando con tanto pasto seco a ser pirómanos, y esto supone no condescendencia frente a la autoridad, no que nos den cheques en blanco; al contrario, bienvenido el escrutinio y los contextos de exigencia, pero sí entender en dónde estamos parados, porque nos jugamos la apuesta histórica que hemos hecho por la democracia", enfatizó.

Finalmente Córdova rechazó que la actual situación que se vive al interior de la institución ponga en riesgo su permanencia, ya que aseguró que el diálogo y la comunicación han permanecido desde el pasado 18 de febrero, para resolver cualquier diferencia que exista.

"El día que yo no tenga capacidad de interlocución con alguna de las 10 fuerzas políticas, ese día, lejos de fortalecer al órgano electoral, el presidente se convertirá en parte del problema y no de las soluciones", concluyó.