"La Quina", el histórico líder petrolero

Joaquín Hernández Galicia fue dirigente del sindicato petrolero durante la tercera parte de su vida, y aún preso se mantuvo su influencia política.
Don Joaquín Hernández Galicia "La Quina"
Don Joaquín Hernández Galicia "La Quina" (Especial)

Ciudad de México

Todos los conocen como "La Quina". Su nombre era Joaquín Hernández Galicia y fue uno de los más controvertidos líderes del sindicato petrolero.

Este 11 de noviembre murió a los 91 años de edad, tras permanecer hospitalizado varias semanas por un problema de colon.

Hernández Galicia nació el 12 de agosto de 1922.

A sus 36 años de edad, en 1958, se convirtió en el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM). Asumió dicha encomienda con el apoyo del entonces presidente, Adolfo López Mateos.

Permaneció en el cargo 31 años. Mantuvo el respaldo de los trabajadores a pesar de que se le acusaba de la venta de contratos temporales, renovables y de plazas.

Ciudad Madero, Tamaulipas, se convirtió en bastión de su hegemonía sindical. Y fue justo ahí donde se dio su caída.

Opositor a las políticas privatizadoras de la incipiente presidencia de Carlos Salinas de Gortari, "La Quina" fue aprehendido en su casa por elementos del Ejército el 10 de enero de 1989.

Acusado de tráfico, acopio de armas y homicidio calificado, fue condenado a 35 años de cárcel, lo que provocó paros laborales y protestas en todas las zonas petroleras del país.

En este episodio, conocido como "El Quinazo", fueron encarcelados y destituidos de sus cargos en el sindicato otros 30 petroleros.

Se dice también que detrás de su caída estuvo el poco respaldo al candidato priísta durante la contienda presidencial y el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas en regiones de arraigo petrolero, algo nunca visto durante las presidencias del PRI.

Aún desde la cárcel La Quina mantuvo su influencia política. Se le atribuye, a través de uno de sus hijos, la revelación de las supuestas transferencias de recursos de Pemex a la campaña presidencial del priísta Francisco Labastida Ochoa.

En 1997 "La Quina" recibió la amnistía de parte del gobierno y fue liberado.

Sus últimos años se fueron en exigir que le restituyan los millonarios recursos que, según él, le fueron arrebatados tras su detención, y en ser una figura opositora a la actual dirigencia del sindicato petrolero, encabezada por Carlos Romero Deschamps.