Solicita Estado a Kia establecer figura de 'apoderado'

Fernando Turner Dávila reveló que la intervención del Gobierno de Corea no ayudó mucho en destrabar el conflicto entre Kia Motors y la administración del Gobierno Estatal. 
Fernando Turner Dávila en el Foro Internacional de Infraestructura en Cintermex.
Fernando Turner Dávila en el Foro Internacional de Infraestructura en Cintermex. (Raúl Palacios)

Monterrey

Si Kia Motors México tuviera la figura de apoderado, las negociaciones entre la armadora y el Gobierno del Estado ya se hubieran destrabado, afirmó Fernando Turner Dávila, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico.

El funcionario adjudicó lo lento de las negociaciones a que la compañía no tiene una persona que pueda tomar decisiones inmediatas sin consultar al corporativo en Corea.

Por lo que le han solicitado a Kia Motors México crear la figura de apoderado, (persona que pueda tomar decisiones de manera inmediata), a fin de que se destrabe el conflicto que impera entre la armadora surcoreana y el Gobierno de Nuevo León.

Turner Dávila, dijo que le han solicitado a la compañía tener un apoderado que comprometa a la empresa porque hasta ahora sólo han tenido un grupo de ejecutivos.

"Nos reunimos, discutimos, nos desgastamos, nos ponemos de acuerdo en algo, luego van a Corea y vienen y todo para atrás y volvemos a empezar de nuevo", indicó.

Luego de su participación como conferencista magistral en el Foro Internacional del IMEF Monterrey, el funcionario consideró que si existiera la figura de apoderado las negociaciones ya se hubieran destrabado, "nos pondríamos de acuerdo rápidamente y en dos o tres días cerramos el nuevo acuerdo porque al Gobierno le interesa que Kia crezca, produzca muchos automóviles".

Aseguró que por parte del Gobierno, él en su calidad de secretario, tiene la facultad para decidir y comprometerse en nombre del Gobierno de Nuevo León.

En Kia no es así de rápido. Para empezar, dijo, que los directivos que están actualmente en la planta de Pesquería están para construir una factoría, saben mucho de producción, de plataformas, entre otras cosas, pero no saben y no tienen poder para comprometer a Kia en un proceso de negociación como en la que se encuentran ambas partes.

Afirmó que si Kia pone un apoderado que no tenga que estar consultando con Corea y sea razonable cerrarían el convenio.

"Cerraríamos rápidamente el convenio, porque nosotros queremos, el gobernador quiere; queremos que Kia opere, que gane mucho dinero, que genere muchos empleos y produzca muchos carros. Queremos tener una buena relación con Kia, nosotros podremos ayudarle mucho en muchas cosas", señaló el funcionario.

Asimismo, Turner Dávila reveló que la intervención del Gobierno de Corea no ayudó mucho en destrabar el conflicto entre Kia Motors y la administración de Jaime Rodríguez Calderón, e incluso aseguró que fue contraproducente y enfatizó que ha faltado tacto diplomático.

"No son muy diplomáticos que digamos y México es un país que no se deja, (...) les falta mucho mano izquierda a (Kia Motors) y no tiene que ver con la cultura sino que tiene mucho que ver con educación.

Reconoció que las negociaciones se pueden alargar y Kia Motors puede iniciar sus operaciones, aunque sería con un alto costo para ambas partes.

En su conferencia, el funcionario aseguró que si se ejecuta tal y como está el convenio, "él y el gobernador irían al bote, porque es ilegal otorgarle a la empresa el 28 por ciento de la inversión en incentivos".