Entre Kate y ‘El Chapo’, mutua fascinación: Pérez-Reverte

El autor de ‘La Reina del Sur’ dice que el narcotraficante no se enamoró de la actriz, sino del personaje de Teresa Mendoza.
El miembro de la Real Academia Española alabó la capacidad de la mexicana para meterse en su personaje.
El miembro de la Real Academia Española alabó la capacidad de la mexicana para meterse en su personaje. (Luis Ortiz/Clasos)

México

Para Arturo Pérez-Reverte, autor de la novela La Reina del Sur, la del capo Joaquín El Chapo Guzmán y la actriz Kate del Castillo no es una historia de amor, sino de “mutua fascinación”.

“Hay una doble fascinación: la de la actriz que encarna a una narca, por su personaje (en la serie televisiva basada en dicha obra), y la del narco, que ve a una actriz encarnar a un personaje (el de Teresa Mendoza) que le deja seducido por lo perfecto de su interpretación. El Chapo se enamora no de Kate sino de Teresa”, sostuvo el escritor nacido en Cartagena.

En entrevista con El País, Pérez-Reverte afirmó que los mensajes entre ambos, revelados el miércoles pasado por MILENIO, dan cuenta de que la artista está “deslumbrada” por tratar con “un narco de verdad” y él está fascinado por el personaje que encarnó la mexicana.

“Es una historia de mutua fascinación. Kate es tan buena actriz que hizo un trabajo de integración del personaje tan intenso que nadie puede salir psicológicamente indemne de ese ejercicio; (…) tras esos 70 episodios rodados en la telenovela jamás podrá ver al narco desde fuera. No es que se haya convertido en narca, pero el personaje de Teresa ya forma parte de la personalidad de Kate”, dijo.

El miembro de la Real Academia Española manifestó que la actriz “es muy dueña de tener afectos y simpatías”, pero que su participación en La Reina del Sur fue muy importante en su vida, ya que hubo “un proceso de asunción del personaje que le hizo comprender el mundo de narcotráfico.

El también periodista negó conocer personalmente al líder del cártel de Sinaloa, pero advirtió que si hace 20 años pudo haber sido “vagamente simpático”, ahora no lo es “en absoluto: “Es otro Chapo, otro narco”.

Respecto al actor Sean Penn consideró que hay un cierto narcisismo en su afán de contar cómo llegó hasta El Chapo. “Eso ha puesto en peligro a Kate y a mucha otra gente. Y me temo que Penn no ha podido sustraerse a la vanidad de contar su propia historia”.