ENTREVISTA | POR HÉCTOR GONZÁLEZ

"Tenemos los políticos que nos merecemos": José Luis Guzmán

José Luis Guzmán recientemente publicó el libro "100 frases deplorables de los políticos mexicanos".
José Luis Guzmán recientemente publicó el libro "100 frases deplorables de los políticos mexicanos". (Especial)

Ciudad de México

Quería dedicarse al cine pero a medio camino se le cruzó el periodismo. Desde entonces no ha dejado de trabajar en medios, aunque en sus antecedentes figuran años como profesor. Se trata de José Luis Guzmán, también conocido como Miyagi, apodo que obedece al ingenio de Javier Solórzano. Hoy conduce el programa de MVS Radio Charros vs. Gángsters junto a Jairo Calixto Albarrán. Recién publicó el libro 100 frases deplorables de los políticos mexicanos (Planeta).

¿'Miyagi'? ¿Por maestro o japonés?

Japoneses ni los cacahuates que traigo en la bolsa. Y más que maestro soy soldado, no enseño, regaño.

¿Enseñanza militar?

Así nací. Me han criado así desde chiquito. Me gusta decir cómo se hacen las cosas y después les enseño. Antes fui cerillo en una Bodega Aurrerá y en las tiendas de la Secretaría de la Industria y Comercio; después profe de secundaria y ya después di clases en la UNAM.

¿Habría pasado las evaluaciones de los maestros?

No creo. Un pariente lejano me dijo que dejara de estar de baquetón porque era una maestro muy chafa.

¿Colecciona algo más que frases de políticos?

Ex mujeres. Tengo cuatro divorcios. Y cosas de Los Beatles. De hecho una de mis mujeres se quejó de ello y quemó parte de mi colección de discos, por supuesto yo le quemé su ropa.

Entonces fue una lucha encarnizada...

Fue brutal. Cuando íbamos a terapia de pareja siempre terminábamos intercambiando disparos.

¿Odia a Yoko Ono?

Me cae bien. La ambición de la fama fue lo que separó a Los Beatles.

¿Cuál es la pieza más valiosa de su colección Beatle?

Un autógrafo de George Harrison. Se lo canjeé a un amigo por otras cosas.

Dígame, ¿tenemos los políticos que nos merecemos?

Desafortunadamente sí, porque somos una sociedad con una memoria muy corta. Desde Echeverría hasta Peña nos han prometido lo mismo y siempre les creemos. Tenemos los políticos que nos merecemos por desmemoriados.

¿Ése es nuestro karma?

No sé si es karma o la maldición de una bruja de Atlacomulco. Siempre es lo mismo, y los mexicanos seguimos preocupados en tejer chambritas o burlándonos de Carmelita Salinas en lugar de preocuparnos por lo que hace el gobierno.

¿Es supersticioso?

No, porque es de mala suerte.

¿Religioso, guadalupano o algo?

Me gustaría pensar que soy agnóstico, pero no llego a tanto. Soy un descreído.

Ortega y Gasset decía que no creía ni en sí mismo, ¿se identifica?

Si creo en mí todavía, bendito sea Dios. Espero no llegar a esos niveles. Soy demasiado cínico, me burlo de casi todo.

¿Un descreído diciendo "Bendito sea Dios"?

Como una ironía. Uno nunca sabe, qué tal que sí existe algo. Mejor me cuido la espalda.