Separan a los Abarca; la hija declara como testigo

Cumplimenta la PGR dos órdenes contra el ex funcionario; la esposa estará arraigada por 40 días en instalaciones de la PGR.
Las autoridades indagan el origen de más de 60 inmuebles, ranchos y negocios de la pareja.
Las autoridades indagan el origen de más de 60 inmuebles, ranchos y negocios de la pareja. (Reuters)

México

El ex alcalde de Iguala José Luis Abarca Velázquez fue internado ayer en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, 27 horas después de ser detenido en la delegación Iztapalapa, en la Ciudad de México, por un grupo de élite de la Policía Federal.

Su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, permanecerá arraigada por 40 días en las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) como parte de las investigaciones que se realizan para conocer el paradero de 43 normalistas de Ayotzinapa que son buscados por las fuerzas federales.

Ambos son señalados como autores intelectuales del ataque que dejó seis personas muertas y los 43 desaparecidos la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre en Iguala, delitos en los que están involucrados policías municipales de ese municipio y Cocula, además del grupo criminal Guerreros Unidos.

La PGR cumplimentó dos órdenes de aprehensión contra el alcalde: una por delincuencia organizada, derivada del ataque y muerte de estudiantes, y la otra por el homicidio del perredista Arturo Hernández Cardona, crimen perpetrado en mayo de 2013; esta última se sustentó con la declaración que rindieron testigos de los hechos.

Ambas órdenes fueron libradas por el juez primero de distrito en materia de procesos penales federales con sede en Matamoros, Tamaulipas, el 24 de octubre.

Ahora, este juzgado solicitará, a través de la vía de exhorto, a su similar del Estado de México que tome la declaración preparatoria del indiciado para resolver su situación jurídica.

A pesar de los mandamientos judiciales, la PGR aún puede solicitar más órdenes en su contra y esto dependerá del resultado de las investigaciones en curso.

Funcionarios federales comentaron que la PGR mantiene abierta una averiguación previa contra el matrimonio por presunto lavado de dinero por más de 100 millones de pesos.

Se indaga, dijeron, el origen de la fortuna, correspondiente a más de 60 inmuebles, ranchos, y negocios (entre éstos al menos 13 joyerías), además de depósitos y movimientos bancarios efectuados a través de presuntos testaferros.

Se trata de propiedades ubicadas en Guerrero, Estado de México, Morelos, Monterrey, Tlaxcala y Distrito Federal, entre otros lugares.

No cooperan

Los funcionarios consultados indicaron que durante el interrogatorio en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), José Luis Abarca no mostró mucha cooperación y evitó responder sobre lo que se le preguntaba.

La misma situación, explicaron, enfrentaron con María de los Ángeles, quien es la que más oposición presentó.

La mujer es señalada de ser la principal operadora de Guerreros Unidos en Iguala, grupo delictivo que dirigió la desaparición de los normalistas; en tanto, el ex alcalde supuestamente pagaba entre dos y tres millones de pesos a los criminales para tener bajo control el municipio.

Subrayaron que los interrogatorios de Abarca y su esposa fueron seguidos de cerca por el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam.

Mientras tanto, Yazareth Liz Abarca Pineda, hija del matrimonio detenido, declaró en calidad de testigo en las instalaciones de la PGR y después se retiró.

La joven es amiga de Noemí Berumen Rodríguez, quien proporcionó una vivienda en la colonia Tenorios, en Iztapalapa, al ex edil y a la esposa de éste, para que se ocultaran de las fuerzas federales.

Noemí fue detenida el martes pasado en un domicilio de la calle Jalisco, colonia Santa María Aztahuacán, en Iztapalapa, cuando grupos de élite buscaban al ex alcalde y su esposa.

De acuerdo a los funcionarios, Yazareth se presentó la tarde del martes pasado ante el agente del Ministerio Público Federal de la SEIDO, ya que le fue girado un citatorio.