“Habrá presiones, pero las leyes secundarias saldrán”: José González Morfín

El diputado panista aseguró que se aprobarán todos los periodos extraordinarios que sean necesarios para dar luz verde a esas reglamentaciones y aceptó que en septiembre se romperá la armonía ...
El único que ha encabezado los cuatro órganos de dirección en el Poder Legislativo.
El único que ha encabezado los cuatro órganos de dirección en el Poder Legislativo. (Nelly Salas)

México

José González Morfín será quien pondrá el punto final a las reformas estructurales más importantes aprobadas por el Congreso el año pasado.

Desde su nueva posición, como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, rechazó que en la próxima discusión de las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, energía y política electoral el Poder Legislativo sucumba ante los embates de los grupos de interés.

El panista aseguró que estas reglamentaciones tendrán su espacio de análisis y dictaminación, por lo que ya vislumbró la instalación de los periodos extraordinarios que sean necesarios para su aval, toda vez que a partir de septiembre se acabará la armonía entre los partidos para dar entrada al periodo electoral mediante el cual se renovarán nueve gubernaturas.

González Morfín, quien con este nuevo cargo es el único legislador que ha encabezado los cuatro órganos de dirección en el Legislativo (presidente de la Mesa Directiva y de la Junta Coordinación Política en ambas Cámaras) pidió quitar paternidades a las reformas, aunque reconoció que en anteriores legislaturas hubo resistencias para construir los acuerdos constitucionales necesarios en beneficio del país.

El último cargo de dirección legislativo que le faltaba ostentar, ¿Cómo se siente?

Estoy contento, era algo en lo que yo tenía interés. Fui presidente de la Junta de Coordinación Política en la 59 Legislatura y en la 61 encabece los dos órganos de gobierno en el Senado. Solo me faltaba éste. Es una gran responsabilidad porque viene un periodo de sesiones duro, complicado y que va a requerir un gran esfuerzo de todos para sacar todos los pendientes que tenemos, que son las legislaciones secundarias de las reformas que hicimos el año pasado.

“Desde la presidencia tendremos que contribuir a que se generen los espacios de diálogo, solución y acuerdo para que salgan adelante los temas en tiempo y forma.”

¿Cómo serán las discusiones de estas reformas: ‘light’, con aspavientos?

Al igual que en la discusión de las reformas constitucionales, las secundarias vienen con una gran polémica, con muchos intereses en juego. Por ello, muchos actores tratarán de influir, pero en la Cámara hay disposición para el acuerdo, para construir y yo espero que pronto comencemos a dar resultados.

Parece que con la espera de las leyes secundarias el Ejecutivo dictará los tiempos al Legislativo…

Más bien creo que también hay espacio de diálogo en otras instancias y participación de otros personajes de todas las corrientes de opinión de las bancadas en la elaboración de las iniciativas. Ese ejercicio también puede ayudar.

“Tenemos tiempo de sobra, porque habremos de darle el espacio suficiente de discusión a cada uno de los temas y vamos a comenzar con competencia económica y al rato vendrán los otros.

“Nadie está pensando que al Legislativo se le va a presionar por los tiempos tratándose de temas tan importantes. Aquí hay mucho interés en el diálogo, en cada uno de los temas y pensaremos en convocar a actores importantes antes de la dictaminación de las leyes para que todo mundo quede satisfecho.”

En discusiones pasadas algunos legisladores acusaron presiones de grupos de interés, ¿ocurrirá lo mismo en este periodo?

No lo creo, ya lo vimos en las reformas constitucionales, y mira que los jugadores eran de mucho peso. Pero no daremos marcha atrás a nada de lo que ya plasmamos en la Constitución. Ahora solo nos toca establecer cómo llegar a esas disposiciones, y en eso nos vamos a enfrascar; habrá presiones, pero como en todo saldremos adelante y construiremos la mayoría para sacarlas adelante.

¿Los beneficios de estas reformas cuándo se comenzarán a ver?

No quiero especular con eso, son reformas que el país necesitaba para tener mejores servicios, oportunidades, tarifas, entre otras cosas. Hemos hecho lo correcto y podemos concluir esta etapa bien. Nos faltan las secundarias, que son tan importantes como las constitucionales y creo que estamos haciendo lo correcto; es difícil saber en cuántos años van a verse los frutos de lo que hicimos.

Desde su experiencia como legislador, ¿ve un Congreso más participativo o una oposición más responsable? Porque estas reformas llevaban estancadas varios años.

Es cierto, en otras legislaturas hubo resistencia para construir estas reformas; creo que ahora han tenido la ventaja de que se han construido entre todos.

“Pero ahora lo importante es que aprovechemos esta oportunidad para hacerlo bien. Es importante lo que se ha logrado, hubo disposición y voluntad de todos por conseguirlo. Entonces, agotemos la última instancia, estoy absolutamente convencido que esto vendrá a mejorar mucho la imagen del Poder Legislativo en el ciudadano común y corriente, en la medida en que vean las bondades de las reformas.”

¿Se les deben quitar las paternidades a las reformas?

Es que así ha sido, son reformas que han traído un alto grado de consenso, unanimidad, que esto ya es difícil. Pero tampoco estamos buscando unanimidades, sino acuerdos, que tengan las mayorías calificadas para las reformas constitucionales; no ha sido poco lo logrado y podemos dar mejores cosas al país.

¿Será usted el hombre que desde el Legislativo ponga el punto final a todas las reformas aprobadas el año pasado?

Sí, como presidente me va a tocar hacerlo. No veo esto más allá de agosto, no habría forma, hay que concluir, si no se puede en abril en mayo o junio, a más tardar.

“Vamos a tener mucho trabajo, no me asustan los extraordinarios, que haya los que sean necesarios. Pero ojalá el 30 de abril pudiéramos tener todo.”

¿En septiembre se acaban los acuerdos y la armonía entre los partidos para dar paso a los tiempos electorales?

No se debería cerrar el Legislativo, deberíamos hacer un esfuerzo por seguir trabajando en todos los pendientes. Pero lo cierto es que se ve difícil el espacio para grandes reformas, para sacar adelante temas de gran calado para la vida nacional. Lo que debemos de ir viendo es una agenda no electoral, que no contamine y que nos permita sacar muchos temas pendientes en los que debemos avanzar.