Javier Villarreal podría ir a juicio federal en abril

A finales de marzo, el ex tesorero de Coahuila deberá decidir si se declara inocente o culpable ante la ley estadounidense. En el primer caso, enfrentará un proceso un mes después en Texas.

Torreón, Coahuila

Javier Villarreal Hernández, ex tesorero del Sistema de Administración Tributaria en Coahuila durante el periodo 2008 - 2011, tiene hasta el 28 de marzo de este año para declararse inocente o culpable ante la Corte del Distrito Oeste de Texas, ubicado en la ciudad de San Antonio.

En Estados Unidos al ser detenido un sospechoso y puesto en prisión provisional, debe ser considerado por ley como inocente, para que semanas o meses después, el acusado pueda decidir si se declara a sí mismo culpable o no.

El ex funcionario enfrentaría a un juez federal para exponer su caso en la corte y esperar un veredicto. Podría ocurrir el próximo 21 de abril con el juez Xavier Rodríguez, según la agenda del Distrito Oeste de Texas.

Ahora la tarea del gobierno estadunidense será probar que el ex funcionario es culpable de los delitos de lavado de dinero, venta de droga, soborno de funcionarios públicos y malversación de fondos, además de fraude electrónico.

El pasado 19 de febrero, la Corte del Distrito Sur de Texas, en Corpus Christi, recibió una reclamación a nombre del ex tesorero del SAT en Coahuila, en la que pretendía se le regresaran los bienes incautados desde que se le declaró prófugo de la justicia estadounidense.

Este proceso legal fue confirmado un par de semanas después a Milenio por el propio abogado del coahuilense, Michael J. Wynne, quien declaró que su esfuerzo estaba enfocado a recuperar lo tomado por el gobierno norteamericano.

Y esa sería su línea de trabajo hasta que se les comunicara otra actividad o fecha relevante para la defensa de Villarreal.

En explicación del agente especial Mike Lemoine de la Oficina de Información Pública del Distrito Oeste de Texas en San Antonio, la petición de Villarreal, de obtener sus bienes congelados es una defensa legal.

Sin embargo, la probabilidad de que los recupere es poca, pues en las oficinas estadunidenses, se tiene entendido que el dinero del ex tesorero fue robado de México y deberá probar lo contrario si desea ver esas ganancias.

Los negocios de Javier Villarreal también son considerados una pantalla de sus presuntas actividades ilegítimas, creencia que dificultaría más la devolución de su dinero y propiedades.

Mientras se cumple el tiempo para el proceso que enfrentará el mexicano a finales de marzo y en abril de declararse inocente, continúa en una prisión de San Antonio, Texas.

Cabe señalar que enfrenta diferentes acusaciones, incluyendo demandas civiles en Corpus Christi, El Paso y San Antonio.