“Jamás regatearemos apoyo a propuestas presidenciales”: Villarreal

Advierte que tampoco vacilará en defender a la gente de proyectos lesivos para el interés general de los mexicanos.
Descarta “insurgencia”.
Descarta “insurgencia”. (Jesús Quintanar)

México

El coordinador del Partido Acción Nacional en la Cámara de Diputados, Luis Alberto Villarreal, advirtió que la reforma hacendaria del presidente Enrique Peña Nieto es recesiva y contracíclica, y llamó por ello al gobierno federal a recapacitar y corregir su iniciativa, “pues de no hacerlo así, la verdad es que le va a hacer muchísimo daño a México y a los mexicanos”.

En entrevista con MILENIO, el líder parlamentario del PAN en San Lázaro subrayó que su partido jamás le regateará apoyo a las propuestas presidenciales que representen un beneficio para la población mexicana, pero tampoco vacilará en defender a la gente de proyectos lesivos para el interés general.

Descartó la posibilidad de ver al PAN al frente de una “insurgencia civil en las calles”, pero reafirmó la determinación panista de acompañar las exigencias de los ciudadanos.

Villarreal reprochó a PRI y PRD haberle negado a México las transformaciones que entre 2000 y 2012 propusieron gobiernos del PAN, pero sostuvo que sus adversarios le dan hoy la razón: “Nunca es tarde para darle a México y a los ciudadanos lo que se merecen, y no vamos a ser nosotros mezquinos ni vamos a tener complejos de quién se lleva la medalla”, puntualizó.

Hay quienes dicen que, con el Pacto por México, el único que sale ganando es Enrique Peña Nieto y su gobierno, no la oposición…

Me parece gente de muy corta visión y de muy baja estatura. Yo no estoy aquí en esta posición pensando nada más en mi partido o nada más en mis intereses personales ni estoy pensando quién se pone la medalla, eso me parece que no es lo que está en juego; lo que está en juego es el futuro de millones de mexicanos que estaban esperando la hora de las verdaderas respuestas.

Acción Nacional lo hizo como oposición antes de 2000; promovimos cambios fundamentales para este país como gobierno entre 2000 y 20012, y a pesar de que PRI y PRD le negaron esas transformaciones a México, Acción Nacional, ahora desde la oposición, las impulsará, y no porque éstas sean victorias de Peña y su partido, sino porque deben ser las victorias de Acción Nacional.

Ésa es la verdadera victoria cultural de la que nuestros fundadores han hablado. Los mismos temas que propusimos en nuestra primera etapa de opositores los propusimos en el gobierno, y PRI y PRD las negaron, hoy las aceptan; están aceptado que el PAN tenía razón, que lo que nosotros habíamos propuesto era lo que el país necesitaba, y nosotros decimos: nunca es tarde para darle a México y a los ciudadanos lo que merecen.

Hablando de resistencias, ¿por qué Acción Nacional se niega a respaldar una reforma hacendaria que, en términos generales, es muy parecida a lo que en su momento propuso Vicente Fox, y con algunos rasgos de lo que posteriormente propuso Calderón?

No, yo bajo ninguna circunstancia puedo decir que esa hipótesis es la correcta, porque no es así. Acción Nacional propuso, sí, reformas fiscales y hacendarias que, por cierto, quedaron en minireformas, porque PRI y PRD se negaron a pagar el costo político.

Lo que presentó el Presidente no es más que el asalto a la clase media mexicana; lo que presentó Peña Nieto como miscelánea fiscal, porque ni siquiera llega a ser una reforma fiscal o hacendaria, es cargarle la mano a los mismos de siempre, pero sobre todo es una reforma recesiva, contracíclica, en el sentido de que va contra el empleo, la inversión, el crecimiento y el desarrollo.

Si tú revisas rubro por rubro la iniciativa presidencial de miscelánea fiscal, es prácticamente declararle y darle los santos óleos a este país, porque se va a terminar de detenerlo.

Lo que este país en más de 15 años de hacer bien las cosas le tomó tener una economía sólida y en crecimiento, el PRI y Peña Nieto en 10 meses se encargaron de paralizarlo.

Nosotros hemos respaldado todas las propuestas en beneficio de México, vengan de quien vengan, del partido que vengan o del Pacto por México, no hemos reparado en esa parte, no hemos ido con cortapisas ni a regañadientes a respaldar lo que decida nuestro país, pero esta miscelánea fiscal bajo ningún concepto significa algo bueno, por el contrario, me parece que equivocaron el rumbo y me parece que más vale que el gobierno de la República recapacite, pues de no hacerlo, la verdad es que le va a hacer muchísimo daño a México y a los mexicanos.

¿Ha encontrado receptividad de parte del secretario de Hacienda a estas observaciones?

Nuestro diálogo con él comenzó apenas. Mencioné, incluso, que la semana antepasada nos habíamos reunido los tres coordinadores de los grupos mayoritarios de la Cámara de Diputados y el presidente de la Comisión de Hacienda para fijar un calendario de tiempos y ritmos que nos permitan llegar a la fecha constitucional, que es el 20 de octubre, con una ley de ingresos y reformas a las distintas disposiciones fiscales que están sobre la mesa.

Con independencia de que nosotros vayamos a respaldar las propuestas o no, vamos a cumplir por supuesto con las fechas que están establecidas en la Constitución.

Si algo necesita México en este momento, es inversión, empleo, competitividad, crecimiento económico y desarrollo, y la reforma es recesiva, y no tiene nada que ver con la reforma presentada por Acción Nacional en su momento.

Yo veo ánimo de parte del secretario (Luis) Videgaray para el diálogo, pero hasta dónde podamos encontrar lugares comunes, eso yo no lo puedo asegurar. De nuestra parte, los mexicanos tienen la certeza de que no vamos a regatear ningún apoyo en beneficio de la población mexicana, y tampoco vamos a detenernos en defender a la sociedad mexicana.

¿Podemos prever el escenario de PRI y PRD votando juntos la reforma hacendaria, y ver en contraparte al PAN en la insurgencia civil en las calles?

Más que la insurgencia civil en las calles, en la exigencia de los ciudadanos. Habría qué preguntarle a PRI y PRD. Por ejemplo, veo muy contento al coordinador del PRD (Silvano Aureoles) con muchos de los puntos.

Ellos están muy contentos con que se grave la educación, cosa que a nosotros se nos hace gravísimo. Creemos en la deducibilidad de las colegiaturas y por eso propusimos esta medida con Calderón, y nosotros no queremos que se aplique el IVA a colegiaturas, porque limita la posibilidad de que este país sea mejor. Yo veo a PRI y PRD muy contentos, pero me parece inaceptable que se grave la educación.