Jacobo: cinco sexenios cerca del poder

Durante más de dos décadas, '24 horas' fue la única opción informativa en la televisión de un país donde los tres poderes estaban a manos de un solo partido. 
Zabludovsky durante una emisión de su noticiero 24 horas.
Zabludovsky durante una emisión de su noticiero 24 horas.

México

Jacobo Zabludovsky, el conductor de los lentes cuadrados y los grandes audífonos de diadema, fue la única figura informativa en la televisión durante buena parte del último cuarto del siglo XX en México.

Fue criticado por su cercanía al poder, por ser un “vocero” de las versiones oficiales del gobierno. Y él mismo reconocería, en entrevistas recientes, que eran muy pocas las posibilidades de escapar a la censura en un país donde los tres poderes estaban en manos de un solo partido.

Su noticiero 24 horas estuvo al aire en cinco sexenios presidenciales (27 años), comenzando por el de Luis Echeverría Álvarez (1970-1976). Sobre ese periodo, Vicente Leñero escribió en la Revista de la Universidad de México: “Auxiliándose en 24 Horas se enderezó la campaña contra el Excélsior de Julio Scherer desde la presidencia de un Echeverría enfurecido e implacable”.

Incluso antes de su llegada al poder, Zabludovsky había apoyado su candidatura. El 26 de octubre de 1969 dijo en televisión nacional: “El señor licenciado Echeverría es un hombre con una gran dedicación a México, con una vocación por servir a sus compatriotas (...) En lo personal es un hombre con ángel, es un hombre culto, es un hombre que sabe ganarse a sus amigos y conservarlos”.

Zabludovsky no sólo es recordado por sus comentarios sino también por sus omisiones. Dice la leyenda que su nota después del 2 de octubre de 1968 fue sobre el clima soleado en la Ciudad de México. Tampoco hizo comentario alguno acerca de la masacre de 1971 conocida como “El Halconazo”, en la que un grupo de paramilitares asesinó a decenas de estudiantes en la primera manifestación organizada desde la matanza de Tlatelolco.

Eran tiempos de un férreo control gubernamental sobre los medios de comunicación. Dos años después de su llegada al poder, el presidente José López Portillo (1976-1982) nombró como “jefe de imagen” de sus actividades a Emilio Azcárraga Milmo, el jefe directo del conductor estelar.

En su libro, Nación TV, el escritor Fabrizio Mejía Madrid cita una entrevista que Zabludovsky le hizo al presidente Miguel de la Madrid (1982-1988): “Es usted, señor presidente, un líder sereno, seguro y equilibrado”, diría el periodista para comenzar. Y Mejía Madrid añade: “El presidente sonrió con el gesto de la barbilla que usaba como un escudo. Se le había caído lo demás: la ciudad, la policía, la economía, su sucesor había llegado con un fraude electoral”.

Según la agencia AP, uno de los capítulos más oscuros de la carrera de Zabludovsky fue el periodo posterior a la elección de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) frente al izquierdista Cuauhtémoc Cárdenas: “24 horas dio a Salinas de Gortari una cobertura de 141 minutos en el transcurso de dos meses y medio mientras que a Cárdenas sólo cerca de nueve minutos en el mismo periodo”.

Cuando el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se levantó en armas, el 1 de enero de 1994, Zabludovsky se refirió a los zapatistas como transgresores de la ley. “Si el propósito era desestabilizar la economía, lo lograron en gran medida”, señaló el presentador en televisión.

Pero en los años noventa, en plena apertura económica, el panorama informativo comenzaba a ampliarse. La desconfianza hacia el noticiero de Zabludovsky quedó explícita en la canción de la banda Molotov, ¡Que no te haga bobo Jacobo!.

Cuando 24 horas llegó a su fin, después de la muerte del “Tigre” Azcárraga, el presidente Ernesto Zedillo (1994-2000) agradeció públicamente la generosa labor del periodista: “Has sido en estas casi tres décadas un especial testigo y relator de la historia reciente de México y el mundo”.


@EuCoppel