Asegura Iris Mendoza que PGR no encontró nada en su contra

La legisladora del PRD pidió licencia a su cargo por 30 días, para que la PGR investigara los señalamientos de que presuntamente tiene nexos con el crimen organizado, luego de que fuera ...
Iris Vianey Mendoza, senadora del PRD.
Iris Vianey Mendoza, senadora del PRD. (Especial)

Ciudad de México

La senadora del PRD Iris Vianey Mendoza retomará sus labores en el Senado este jueves, cuando termina la licencia de 30 días que pidió para que la PGR investigara los señalamientos de que presuntamente tiene nexos con el crimen organizado, luego de que fuera fotografiado con Melissa Plancarte.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, la legisladora dijo que durante los 30 días que estuvo de licencia, habló en dos ocasiones con el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y aseguró que hasta el momento la PGR no tiene indicios para iniciar una averiguación previa en su contra.

Calificó de "desafortunado" las acusaciones en su contra luego de que se difundiera la imagen en la que aparece al lado de la hija de uno de los líderes de Los Caballeros Templarios, Enrique Plancarte.

Iris Vianey Mendoza dijo que le dolieron mucho los señalamientos en su contra que en una entrevista radiofónica hiciera el líder de las autodefensas de Tepalcatepec, Michoacán, José Manuel Mireles.

Reiteró que la fotografía fue tomada en 2011, en la fiesta de un amigo estilista de nuestra Belleza Michoacán.

"Se da un vuelo entre la fotografía y el señalamiento doctor Mireles , que me dolió porque es una gente que me conoce de muchos años", dijo.

Afirmó que luego de se difundiera la imagen, recibió amenazas de muerte vía telefónica y en sus redes sociales.

"Esta campaña fue un exceso fue una campaña de odio en mi contra, provocada por la foto y por la declaración", dijo.

La senadora dijo que tuvo que cerrar sus redes sociales debido a las amenazas, pero que en un corto plazo las reabrirá.

Aseguró que pedir la licencia fue la mejor decisión y que lo hico tanto por ella como por su partido el por el Senado.

Detalló que en los 30 días que duró la licencia acudió a Michoacán y preparó un proyecto para integrar un grupo de sociólogos y profesionistas para apoyar la reconciliación social en Apatzingán.

La senadora criticó que el presidente municipal de Apatzingán ha hecho un muy mal trabajo en el municipio y advirtió que si no se controla la situación, podría "colapsarse".

"El Congreso de Michoacán ha sido omiso y no ha tomado decisiones. Estamos intervenidos por el gobierno federal", señaló.

La senadora aseguró que no dejará su partido y que seguirá luchando.