Investiga la Corte a 51 funcionarios

El ministro asegura que se perseguirá a los que incurran en conductas indebidas.
El presidente Enrique Peña Nieto y legisladores, invitados especiales.
El presidente Enrique Peña Nieto y legisladores, invitados especiales. (Jesús Quintanar)

México

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, afirmó que el alto tribunal será siempre una institución de control y resistencia frente a cualquier abuso de poder, pero admitió que los jueces no son infalibles y que se perseguirá con rigor a quienes incurran en conductas indebidas.

Advirtió que "a esos no los queremos entre nosotros" luego de dar a conocer que se dio curso a 51 solicitudes de información presentadas por órganos ministeriales federales y locales, con el fin de iniciar averiguaciones previas contra funcionarios.

El también presidente del Consejo de la Judicatura Federal presentó su tercer informe de labores, en una ceremonia en la que asistieron como invitados especiales el presidente Enrique Peña Nieto y representantes del Poder Legislativo.

Ante ellos señaló que todos los servidores públicos tienen la obligación jurídica de respetar los derechos humanos y este es el momento en que "se está construyendo la historia de los derechos y libertades del país, en el que el Poder Judicial de la Federación está en un momento histórico".

Silva Meza recordó que por mandato constitucional "la defensa y protección de los derechos humanos es responsabilidad de todos los servidores públicos, no es una responsabilidad política ni en abstracto, es jurídica, constitucional, muy seria"

Señaló que "México se ha alineado con las naciones más desarrolladas y civilizadas del mundo, pero este cambio es sin duda presagio de momentos de tensión e incomprensión política entre quienes aplicaremos y viviremos en esta nueva realidad".

Advirtió que "en este nuevo entorno constitucional, la Suprema Corte será siempre una institución de control y resistencia frente a cualquier abuso del poder, cumplimos y cumpliremos con nuestra misión republicana (...) seremos muy firmes en la aplicación, en el ejercicio y en la convicción del respeto a la independencia y autonomías judiciales".

Destacó que el Poder Judicial de la Federación es autocrítico, "los juzgadores nos regimos bajo la premisa de que no somos infalibles y de que nuestro trabajo puede evaluarse y mejorar".