Interpondrán diputados controversia por máquinas “tragamonedas”

Consideran que el Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos invade atribuciones del Poder Legislativo y legaliza la operación de 250 mil máquinas “tragamonedas” en todo el país.
El Gobierno del Distrito Federal se propone la erradicación de máquinas tragamonedas en establecimientos cercanos a planteles educativos, como una forma de prevenir las adicciones en menores de edad, ya que en algunos de esos sitios se permite el consumo de sustancias adictivas.
(Milenio-Archivo)

Ciudad de México

El pleno de la Cámara de Diputados instruyó al presidente de la Mesa Directiva, Ricardo Anaya, a presentar una controversia constitucional contra el Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, por considerar que invade las atribuciones del Poder Legislativo y legaliza la operación de 250 mil máquinas “tragamonedas” en todo el país.

Por acuerdo de la Junta de Coordinación Política, Anaya o su representante legal deberá interponer el recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación a más tardar este viernes.

Como lo informó MILENIO Diario en su edición del pasado 19 de noviembre, el referido reglamento prevé una regulación de los “sorteos de números y símbolos a través de máquinas”, no obstante que la ley federal prohíbe expresamente los juegos de azar.

El principal promotor de la impugnación, Ricardo Mejía, subrayó que el propósito es declarar la inconstitucionalidad de los artículos 137 bis, 137 ter y 137 quater del reglamento, porque el Ejecutivo federal invadió la facultad del Congreso para legislar en la materia.

Advirtió que el ordenamiento del Ejecutivo permite mantener en funcionamiento unas 250 mil máquinas tragamonedas localizadas en farmacias, tiendas de conveniencia, mercados ambulantes y misceláneas.

Ello, no obstante, que dichos aparatos son usados en su mayoría por jóvenes de entre 14 y 18 años de edad, a quienes se induce de esa manera al juego y por eso se pide a la Corte Suprema declarar la inconstitucionalidad.

El vicecoordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano subrayó asimismo que la Comisión Especial de Juegos y Sorteos a su cargo “ha llegado a la conclusión de crear un nuevo marco jurídico normativo, por lo que esa reglamentación nos parece que va más allá de las facultades del Ejecutivo”.

Al respecto, la legisladora panista Aurora de la Luz Aguilar Rodríguez secundó la demanda de impugnar la validez de los artículos antes referidos, porque “exceden la facultad reglamentaria del Ejecutivo, al pretender innovar la ley e invadir así las jurisdicciones de esta soberanía, legalizando la operación de las máquinas tragamonedas, que ahora se llaman sorteos de números y símbolos a través de máquinas”.

Subrayó que la industria del juego en México debe ser como todas las actividades productivas: palanca y detonador de empleos, generación de riqueza y bienestar de los mexicanos.

“Es nuestra responsabilidad legislar para dar garantías de que así suceda y todos los partidos nos hemos manifestado a favor de crear un nuevo instrumento jurídico, una nueva ley, porque la actual data de 1947”, indicó la diputada federal de Acción Nacional.

El perredista Agustín Barrios Gómez coincidió a su vez en que el Ejecutivo rebasó sus facultades de reglamentación e invadió las atribuciones del Congreso.

Respaldó igualmente la propuesta de legislar en la materia y actualizar el ordenamiento expedido hace 66 años.

“Todos estaremos de acuerdo con el objetivo de dicha instancia de establecer de una vez por todas un marco jurídico en línea con el interés nacional y no una colección de parches con los que se atropellan las facultades del Congreso”, remarcó.