"Insuficientes", las pruebas contra algunos detenidos

El secretario de Gobernación explica que varios fueron detectados en otras manifestaciones, por lo que la procuraduría ya investiga.
Exigen postura del rector Narro Robles.
Exigen postura del rector Narro Robles. (Octavio Hoyos)

México

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, señaló que no hay suficiente evidencia contra algunos de los 11 detenidos en el Zócalo el pasado 20 de noviembre para seguir el proceso penal.

En entrevista radiofónica con Sergio Sarmiento, comentó que se reunió con Gerardo Fernández Noroña para conversar, entre otras cosas, sobre los detenidos tras la marcha en apoyo por los desaparecidos de Ayotzinapa.

“En la plática comentamos de cada uno de los detenidos y le dije que a algunos no les estamos encontrado suficiencia en los videos para seguir el proceso... Le platiqué de algunos que tenemos detectados en otras manifestaciones, que todo esto lo está llevando la PGR, y que, por supuesto, si no había nada, que iban a salir”, explicó.

Osorio Chong admitió que la guerra del narcotráfico sigue en Guerrero y que muestra de ello es el mensaje que se dejó en los 11 cuerpos decapitados en el municipio de Chilapa.

“Desafortunadamente sigue, se dejó un mensaje ahí prácticamente de una organización a otra, por ello es que tenemos que actuar con firmeza, tenemos que ir para adelante, no dejarnos de ninguna manera amedrentar por el crimen organizado”, dijo.

El funcionario comentó que los grupos que se han identificado en el estado no son nuevos, como el cártel de Los Beltrán Leyva, y recordó que se ha logrado la captura de 80 líderes del narcotráfico.

“Se ha logrado un desmembramiento en su poderío económico y hemos atacado sus zonas de distribución, hemos actuado con un proceso diferente”, señaló en referencia a la estrategia de seguridad del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Ante las protestas en el país, Osorio Chong aseguró que el gobierno federal  da claridad al diálogo y a la negociación antes de hacer uso de la fuerza.

EL EXPEDIENTE

El Ministerio Público de la Federación concluyó que los 11 detenidos durante los disturbios del 20 de noviembre en el Zócalo planearon “privar de la vida” a un elemento de la Policía Federal, quien fue golpeado y amenazado de muerte durante este operativo.

La PGR determinó imputar el delito de homicidio en grado de tentativa contra estas personas, quienes fueron identificadas por cinco elementos de esta corporación como las responsables de agredir en flagrancia al policía segundo Jorge Antonio Juárez Mauro.

Según el pliego de consignación PGR/SEIDO/UEITA/194/2014, la representación social federal afirmó que los detenidos no lograron consumar “el acto delictivo” (homicidio), debido a “la oportuna y decidida intervención de los elementos policiacos”.

“Al menos 11 personas planearon privar de la vida a una persona, realizando parcialmente todos los actos de ejecución (acción) el 20 de noviembre de 2014, para concretar lo que habían planeado, es decir, privar de la vida al elemento de la Policía Federal.

“El hecho de que el policía, al momento de recibir los golpes en la cabeza con los palos hasta quitarle su casco de protección, y no obstante, al observar dicha situación, y una vez que comienzan a gritar ‘maten a este perro’, los inculpados toman la decisión de continuar golpeándolo con los palos en la cabeza... los imputados tenían el pleno conocimiento de que un golpe en la cabeza provocaría la muerte de dicho servidor público”, explica el documento.

En el informe policial PF/DI/COE/2735/2014, que ratificaron ante el agente del Ministerio Público de la Federación, los uniformados señalaron a Roberto César Jasso del Ángel, uno de los consignados, como el líder e incitador de esta agresión de un grupo entre “16 y 18 sujetos”.

“Jorge Antonio Juárez Mauro fue jalado de manera violenta por una persona de la que ahora saben responde al nombre de Roberto César Jasso del Ángel, al mismo tiempo que se unieron a la agresión un aproximado de 16 a 18 sujetos, manifestándoles éste ‘vamos a matar a este pinche perro, que se lo cargue la verga.

“Por lo que se le van encima pegándole con un palo en la cabeza sobre el casco, hasta que por los golpes el casco se le cayó, empezándolo a golpear con los puños y palos, tirando patadas en su cara y cuerpo”, detalla.

Según esta averiguación previa integrada en la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas, la representación social federal consideró que, debido a sus declaraciones, los inculpados confiesan parte de su responsabilidad.

“En ese contexto, la declaración de los indiciados de referencia constituye una confesión calificada divisible, en virtud que éstos aceptan el hecho delictivo que se les perjudica, en cuanto se ubican en la circunstancias de modo, tiempo y lugar de su detención.

“De tal manera que éstas no pueden desvincularse del hecho primeramente aceptado, sin variar su esencia, como lo es haber determinado, acordado y planeado la privación de la vida del elemento de la Policía Federal Jorge Antonio Juárez Mauro”, puntualiza.

El MP argumentó que, de acuerdo con estas pruebas, se constató que “de manera indudable eran los mismos (los detenidos) que se encontraban en el lugar de los hechos tratando de privar de la vida a Jorge Antonio Juárez Mauro”

Incluso, la representación social federal dio validez a las declaraciones de los cinco federales, quienes señalaron a los 11, por lo que les fue imputado el delito de homicidio en grado de tentativa, entre otros.

:CLAVES

SIN GARANTÍAS

Organizaciones pro derechos humanos manifestaron que el decálogo presentado por el gobierno no garantiza el derecho a protestar sin detenciones arbitrarias como las del 20 de noviembre.

 “No podemos esperar a que haya tanta crisis en materia de derechos humanos para dar una respuesta y que ésta sean leyes”, dijo Mónica Oehler, representante de Amnistía Internacional México.

Exigieron dar a conocer la manera en que aplicarán esas leyes y señalaron que observarán su desarrollo, cómo funcionan, ya que no se consideró la inclusión de niños, niñas y adolescentes.

EXIGEN POSTURA DEL RECTOR NARRO ROBLES

Ayer un contingente de 100 estudiantes se movilizó del Metro CU a la Torre de Rectoría para exigir la liberación de los universitarios presos en cárceles de máxima seguridad tras ser detenidos el pasado 20 de noviembre. Avanzaron por la Facultad de Ciencias, el Anexo de Ingeniería, las facultades de Química, Medicina, Odontología, Derecho, Psicología y Filosofía, donde realizaron un mitin y lanzaron consignas. Con la entrega de más de 3 mil 700 firmas demandaron al rector, José Narro Robles, que se manifieste hoy antes del mediodía a favor de los estudiantes detenidos.