“Instituciones legitiman la inequidad de género”

El presidente de la Corte pide a los impartidores de justicia reconocer diferencias y utilizar las sentencias en favor de quienes han sido relegados históricamente.
El ministro inauguró el primer encuentro internacional “Juzgando con perspectiva de género”.
El ministro inauguró el primer encuentro internacional “Juzgando con perspectiva de género”. (Omar Franco)

México

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar Morales, señaló que las instituciones han llegado a legitimar el trato discriminatorio hacia las mujeres, por lo que es necesario acabar con las desigualdades, así como promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos sin distinción alguna.

Al respecto, la ministra Margarita Luna Ramos aseveró que vivimos en un mundo en el que la igualdad de género, aun con la presencia de leyes avanzadas, sigue siendo para muchas mujeres “una realidad inasible, algo irreal... y México no es la excepción”.

La integrante de la Corte declaró que “la objetiva frialdad de los números que no tienen género así lo registra” al referirse al más reciente informe del Banco Mundial sobre Mujeres, Negocios y la Ley 2016.

Al inaugurar el primer encuentro internacional “Juzgando con perspectiva de género”, el presidente de la Corte subrayó que la justicia tiene que reconocer diferencias y compensar las desigualdades.

Abundó que las diferencias existen entre las personas por su sexo, por su pertenencia a una etnia, por sus creencias o por un estatus migratorio, pero ninguna puede menoscabar el ejercicio de un derecho.

Aguilar Morales mencionó que hay diferencias derivadas de condiciones económicas y materiales distintas, de manera que se convierten en desigualdades al provocar que no todas las personas tengan garantizado el ejercicio de sus derechos.

“La diferencia de un hecho biológico, como lo es el sexo, se ha traducido en una desigualdad para las mujeres no solo formal, sino material y estructural. La mujer ha sido relegada en la historia como sujeto de derechos; las conquistas son recientes si tomamos como parámetro el devenir de la humanidad. Las instituciones han llegado a legitimar incluso el trato discriminatorio hacia ellas”, expresó.

El ministro puntualizó que cuando se habla de la necesidad de introducir la perspectiva de género en las decisiones judiciales se busca que las y los jueces, las y los impartidores de justicia, hagan efectivo el principio constitucional de igualdad.

Comentó que a través de la labor diaria de los juzgadores las sentencias deben ser utilizadas por todas y todos los impartidores de justicia en favor de quienes han sido relegados por la visión con la que se ha construido la historia y muchas de las instituciones jurídicas.

“Esa visión ha afectado especialmente a las mujeres, quienes siguen en un proceso inacabado de combate a la desigualdad que en muchas ocasiones se agrava cuando inciden otros factores como la etnia, la edad o la condición social. De ahí el interés de revisar casos que repercutan en la vida de mujeres indígenas, niñas o adultas mayores”, apuntó.

CIFRAS

Margarita Luna Ramos, presidenta del Comité Interinstitucional de Igualdad de Género del Poder Judicial de la Federación, dijo que el informe del Banco Mundial sobre Mujeres, Negocios y la Ley 2016 señala que en los últimos dos años en 173 países, ubicados en Europa, Asia, África, América e incluso Rusia, se observó que en 90 por ciento existe al menos una ley que discrimina a las mujeres y que en casi 60 por ciento existen leyes que limitan el desarrollo productivo de la mujer.

“Así, la constante generalizada es que, sin importar el cúmulo de leyes y, en algunos casos su actualización en favor de un trato de igualdad, en la mayoría de los países investigados la práctica cotidiana es de violencia doméstica y trato discriminatorio hacia la mujer…

“México no es la excepción. Aun cuando las cosas han cambiado con la promulgación de leyes en favor de la no discriminación, la eliminación de la violencia, la ampliación obligatoria de la participación de la mujer en ámbitos como el electoral, la creación de organismos y el diseño de mecanismos de protección y apoyo, este discurso de avanzada no ha permeado en la vida cotidiana en muchos terrenos y para muchas de nuestras compatriotas”, declaró.