Inhibidas, inversión y economía: Wayne

Empresas deben elevar costos operativos para contrarrestar los gastos que hacen por la inseguridad, lo que afecta el flujo de recursos, asegura.
El representante estadunidense acudió a la inauguración de la Conferencia Internacional contra Pandillas.
El representante estadunidense acudió a la inauguración de la Conferencia Internacional contra Pandillas. (Juan Carlos Bautista)

México

El vínculo que se ha consolidado entre pandillas y el crimen organizado en México ha logrado afectar los intereses económicos e inhibir la inversión extranjera en el país, aseguró ayer el embajador de Estados Unidos, Anthony Wayne.

"Además de constituir un peligro para la seguridad de los ciudadanos de la región, la actividad de las pandillas y el crimen internacional también afecta nuestros intereses económicos. El costo de hacer negocios en países afectados por el crimen organizado se está elevando", enfatizó.

Durante la inauguración de la tercera Conferencia Internacional contra Pandillas, el diplomático señaló que las organizaciones criminales trasnacionales utilizan a las pandillas como brazo armado para ubicar y eliminar a sus rivales.

Por lo que, dijo, las empresas se ven forzadas a elevar sus costos operativos para contrarrestar los gastos que realizan por la situación de inseguridad, lo que afecta negativamente al flujo de la inversión extranjera.

Bajo este esquema delictivo, dijo, se gestaron grupos como Los Zetas, los cuales se han expandido y madurado durante los últimos años, e incluso han ampliado sus actividades delictivas mucho más allá del tráfico de drogas.

En este contexto, el embajador Wayne destacó la importancia de consolidar una cooperación internacional que permita combatir a las pandillas y los grupos criminales trasnacionales, además de contar con cuerpos policiacos mejor capacitados para contrarrestar la amenaza.

Agregó que a través de la Iniciativa Mérida, el gobierno de Estados Unidos está trabajando con Centroamérica y México para construir un cuerpo de aplicación de la ley capaz de contrarrestar la amenaza que representan las pandillas.

Bajo este programa se ha capacitado a 700 oficiales mexicanos desde 2003, los cuales han logrado detener a más de 200 miembros de pandillas tan solo en México; en tanto que en Estados Unidos la cifra se eleva a 36 mil asociados con más de 2 mil 600 pandillas que operan en ese país.

De acuerdo con datos del gobierno estadunidense, la gran mayoría de los detenidos tenían un historial de crímenes violentos, además de que más de 490 de los arrestados eran líderes de pandillas y más de 4 mil 700 pertenecían o estaban asociados al grupo MS-13.

En tanto, Pablo Cajigal del Ángel, especialista del Buró de Procuración de Justicia Internacional y Antinarcóticos del Departamento de Estado de EU, explicó que en México el problema de las pandillas es generacional, detectando tres niveles diferentes.

El primero corresponde al de iniciación, cuando cometen delitos menores y se enfocan a defender su territorio; el de segunda generación, es aquel que se encarga del tráfico de drogas en su localidad, y finalmente el de tercera generación, que es cuando el crimen organizado la utiliza como su brazo armado.

En este sentido, detalló que las autoridades han detectado que las pandillas que tienen control en territorio mexicano son Los Sureños, Los Norteños, Barrio 18 y, sobre todo, La Mara Salvatrucha; mientras que en el norte del país los que controlan el territorio son Los Aztecas y Los Artistas Asesinos.

Al respecto, el embajador de Honduras en México, José Mariano Castillo, destacó que la presencia de las pandillas en su país ha provocado serias presiones para la sociedad y el gobierno.

Señaló que 80 por ciento de los homicidios en Honduras se relacionan con las drogas y más de un millón de ciudadanos de ese país ha emigrado a EU.