“Debe transparentar Inegi sus mediciones”: José Antonio Meade

Es “obligación constitucional” del instituto medir con objetividad la inequidad y el ingreso de las familias mexicanas, dice el funcionario.
El titular de la Sedesol participó en las conferencias Era Princess 2016.
El titular de la Sedesol participó en las conferencias Era Princess 2016. (Especial)

México

El secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, exigió al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) cumplir con su “obligación constitucional” de medir con “objetividad” la inequidad y el ingreso de las familias mexicanas como parte del combate a la pobreza encabezado por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Luego de que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) acusara al Inegi de incumplir con los convenios de medición de la pobreza y de romper con la evolución histórica de la misma, el titular de la Sedesol exigió al instituto trasparentar su metodología sobre la captación del ingreso.

El Inegi publicó que la mitad del ingreso de todo el país se concentra en 20 por ciento de los hogares, donde las familias más pobres perciben 2 mil 723 pesos y las más ricas 53 mil 856 pesos en 2015 de manera mensual, lo que hace evidente la inequidad.

 “Si nos fijamos en lo que el Inegi hizo público el viernes de la semana pasada, comentó, primero que nada modificaba la metodología, el Inegi usó la misma metodología e hizo mejoras en campo que “permitieran recoger de mejor manera el ingreso de las familias”.

Además, el instituto “dijo claramente que como resultado de esas mejoras en campo, la métrica que estaba haciendo pública no era comparable. Por lo tanto desde el viernes sabíamos, por boca del Inegi, que no iba a ser posible comparar esas cifras con lo que teníamos hacia atrás”, argumentó.

“Tercero, dijo el Inegi que iba a hacer un ejercicio, de lo que el instituto llama retropolación. Yo tuve el viernes que ponerme a estudiar para ver qué quería decir, y me explicaron que retropolar quiere decir lo mismo que extrapolar, pero hacia atrás. Por lo que, una vez que termine el Inegi el ejercicio de retropolación, tendremos una serie que será comparable entre sí. Recordar que el Inegi tiene obligación constitucional de objetividad, que es justamente lo que funda su autonomía”.

Para el secretario de Desarrollo Social, la confrontación de un debate que “se ha dado entre las dos instituciones de alto prestigio, Coneval e Inegi”, debe traducirse en reportes.

“México es un país que en sus estadísticas ha enfrentado una brecha muy importante entre el ingreso de los hogares que se reportan en cuotas nacionales, y el ingreso de los hogares que se reporta en la encuesta de ingreso en el país”.

El Inegi, comentó Meade, aseguró que el Coneval tuvo conocimiento de estos cambios y nuevos protocolos desde julio de 2015. “Más allá de este debate, lo que nosotros tenemos que hacer, lo que hacemos desde el gobierno, es permanentemente trabajar en construir condiciones distintas con la orientación que esta información nos da”.