Impuesto redujo compra de refresco, demostró estudio

En promedio durante 2014 las compras de bebidas con azúcar bajó 6 por ciento y en el sector socioeconómico más bajo la compra de refrescos bajó 9 por cient en promedio.
Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, y Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Nutrición, en entrevista con Carlos Puig.
Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, y Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Nutrición, en entrevista con Carlos Puig. (Milenio Digital)

Ciudad de México

Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y el Centro de Población de la Universidad de Carolina del Norte demostró que el impuesto a los refrescos sí ha generado que se reduzca su consumo.

El estudio documentó los cambios en las compras de bebidas de los hogares durante 2014, encontrando que en promedio durante todo el año las compras de bebidas con azúcar bajó 6 por ciento. La disminución de compra fue incluso del doble, 12 por ciento, en diciembre de 2014.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, y Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Nutrición, confirmaron en entrevista con Carlos Puig en Milenio Televisión los beneficios del impuesto para que se compre y consuma menos refresco.

El estudio demostró que entre la población de nivel socioeconómico más bajo la compra de refrescos fue inferior en 2014.

La reducción promedio en este sector de la población fue de 9 por ciento durante 2014, llegando a una reducción de 17 por ciento en diciembre pasado.

El impuesto a las bebidas azucaradas de 1 peso por cada litro de refresco en su precio fue aprobado por el Congreso de la Unión el 29 de octubre de 2013 y entró en vigor el 1 de enero de 2014.

El estudio demostró que así como se gastó menos en refresco, ahora se invirtió más en bebidas sin azúcar, las cuales no tienen ese impuesto.

En promedio durante todo 2014 el consumo de bebidas sin impuesto, especialmente agua embotellada creció 4 por ciento.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, dijo que en un principio las empresas refresqueras se negaban a aceptar que el impuesto generaría una reducción en su consumo, pero que es evidente que ya lo hay.

"Se negaron y se negó aceptarlo. Lo más interesante es que sucedió lo que expertos preveían. Hay un sector de la población que está consumiendo y gastando menos en refrescos", dijo en.

Calvillo celebró que ahora en muchas familias ya ponen botellas de agua en la mesa, en lugar de refrescos.

Abelardo Ávila consideró que la disminución en la compra de refrescos es "importante pero insuficiente".

Dijo que el porcentaje de disminución de compra de refrescos no alcanza el grado que se requiere.

"Sí queremos que empiece a impactar debemos reducir cuando menos al 30 por ciento su compra", dijo

Sin embargo, consideró que los esfuerzos son pasos importantes para reducir el consumo de bebidas con alto contenido de azúcar y con ello prevenir la obesidad y la diabetes.

La entrevista completa este lunes a las 21:30 hrs en Milenio Televisión.