Gobierno actual nos quedó a deber, dice la IP

Integrantes de organismos como Vertebra y la Canaco, coincidieron en que al Estado les falta trabajar en áreas como seguridad, crecimiento económico y combate a la corrupción. 

Monterrey

En el primer año de gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, el balance general es que el Ejecutivo quedó a deber a la sociedad, aseguró el presidente del organismo Vertebra Luis Gerardo Treviño.

En entrevista, Treviño insistió en que el primer año de administración ha estado lleno de claroscuros, y es necesario que Rodríguez Calderón demuestre el interés por trabajar por la ciudadanía.

Sobre todo en áreas como seguridad, crecimiento económico y combate a la corrupción, que no debe olvidar fue su lema de campaña. El caso más emblemático de que el Astado no se ha enfrentado realmente a la corrupción, insistió, es el “cobijagate” y las sanciones que se le dieron a los involucrados.

Sin embargo, Treviño reconoció que las autoridades han tenido puntos a favor en este primer año, como es el caso de temas sociales, y hasta cierto punto en materia de seguridad, aún y cuando se han registrado más delitos y hay una mayor percepción de violencia en la entidad.

“De calificación en un balance general, yo le daría un 6 o 7. Pasa de panzaso”, consideró.

Por su parte, la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Monterrey consideró que el primer año de la administración estatal ha estado llena de contrastes, y que tanto al ejecutivo como a los miembros de su gabinete les falta realizar acciones contundentes para combatir y resolver temas urgentes, como la reducción de índices delictivos y combate a la corrupción.

“Consideramos que el actual gobierno no ha cumplido con la expectativa tan alta que generó, principalmente porque no se han tomado las decisiones importantes con la rapidez debida ante la complejidad que implica gobernar un estado como Nuevo León”, aseguró Gilberto Villarreal Guzmán, presidente de Canaco.

Puntualizó que el Estado ha tenido acciones buenas como el saneamiento de las finanzas y reducción del déficit, las acciones en materia de transparencia, apertura y comunicación con la ciudadanía, y la creación de la Subprocuraduría Anticorrupción, aunque no se han dado los resultados esperados.

Pero también insistió en que ha habido acciones malas, como el incremento en los índices de inseguridad (por falta de aceptación del problema como prioritario en la agenda), el doble discurso del combate a la corrupción, la permisividad de algunos malos funcionarios (ya que se han registrado extorsiones), y la falta de tolerancia a la critica que realizan las instituciones como Canaco.

EMB