Más calidad y cobertura, pendientes politécnicos

Cuenta con becas para estancias cortas en Francia, no obstante, es necesario lograr un mayor intercambio académico, señalan.
El IPN anualmente realiza poco más de mil 500 proyectos de investigación.
El IPN anualmente realiza poco más de mil 500 proyectos de investigación. (René Soto)

México

En medio de un proceso para buscar la refundación y una posible autonomía, en el que grupos de poder partidista pugnan por colocar sus intereses en la institución, y ante un entorno económico complicado que acota los presupuestos educativos, el Instituto Politécnico Nacional llega a sus 80 años.

Algunos de sus pendientes, de acuerdo con su comunidad, son mejorar la calidad educativa, ampliar la cobertura y el mayor reconocimiento e intercambio académico internacional.

A la par de discutir si adquiere la autonomía, tema en el que hay posiciones contrarias, el instituto debe responder a las nuevas demandas de desarrollo del país, consideran académicos.

Un sector de la comunidad señala que es necesario transitar hacia la conformación de un gobierno propio, autónomo, mientras que otros observan que no hay condiciones para dar el paso, además de que iría contra el espíritu de su fundación.

Integrantes de la comunidad politécnica y expertos expusieron la importancia de celebrar el Congreso Nacional Politécnico, el cual debe servir como análisis de las condiciones actuales del instituto, teniendo presente la perspectiva de sus fundadores.

Pues si bien la realidad política y social del país no es la misma cuando en 1936 el presidente Lázaro Cárdenas del Río impulsó su fundación, fue con el fin de democratizar la enseñanza para los hijos de los trabajadores del país, impulsar la economía posrevolucionaria, así como para la generación de tecnología propia.

Ahora, según su comunidad, el instituto necesita seguir como un líder generador de tecnología y conocimiento para las problemáticas del país, así como brindar acceso a la educación de los estratos sociales más bajos.

"A 80 años de su fundación, el IPN ha construido un legado para el país, gracias al esfuerzo, entusiasmo y trabajo de miles de politécnicos que han contribuido al desarrollo de una de las más importantes instituciones de educación superior de México. Lograr la estabilidad institucional para continuar en esa ruta requiere de una capacidad de respuesta y toma de decisiones ágiles que le permita al instituto adaptarse a la dinámica del entorno en el que opera, y satisfacer las necesidades de formación, educación, desarrollo tecnológico, investigación, innovación, divulgación de la ciencia, difusión de la cultura, fomento al deporte y la salud, perspectiva de género y sustentabilidad", se lee en el Programa de Desarrollo institucional para los próximos tres años.

Reformas

Recientemente, su director, Enrique Fernández Fassnacht, advirtió que por la vocación desde su nacimiento, como palanca del desarrollo y la innovación científica y tecnológica del país, el instituto debe mantener ese liderazgo.

Esta casa de estudios, consideró, llega a los 80 años fortalecida y, tras el movimiento estudiantil de 2014, ahora se plantea objetivos claros para su renovación. Entre ellos, la celebración de un Congreso Nacional Politénico con las diferentes voces de esta comunidad.

En el caso del Programa de Desarrollo Institucional 2015- 2018, advirtió que ya responde a las exigencias de las reformas estructurales, en especial de la energética, en la que el IPN contribuirá con la formación de talento humano altamente calificado.

Reconoció que actualmente el país atraviesa por una situación económica complicada; sin embargo, dijo, ello no significa para el IPN recortar sus tareas esenciales.

Los programas de investigación que realiza esta institución, señaló, para dependencias y organismos como Pemex, Sedesol y CFE permiten que pueda generar sus propios recursos.

"El Politécnico ha sido una institución vital para el desarrollo del país, no se conciben las grandes industrias paraestatales de México como la petrolera, eléctrica y el desarrollo de las telecomunicaciones, nada de esto se explica sin la presencia del Instituto Politécnico Nacional", recalcó.

Casi 180 mil estudiantes

El IPN atiende con calidad la formación estudiantil de una matrícula de casi 180 mil estudiantes entre educación media superior, superior y posgrado, asegura Miguel Ángel Álvarez, secretario académico.

Intentar ampliar la cobertura impactaría en un inevitable detrimento de la calidad, agrega de manera tajante.

Por ello, al menos hasta ahora, no está dentro de las prioridades del instituto el abrir más espacios en aulas. El objetivo, agrega, es mejorar la calidad de la formación con mejores herramientas en laboratorios y capacitación docente.

Actualmente, el IPN cuenta con 79 unidades académicas localizadas en 16 estados, y 255 programas académicos, acreditados en su gran mayoría como de excelencia.

Álvarez Gómez explica que más allá de solventar una oferta de espacios más amplia, el IPN trabaja en consolidar el modelo de educación dual en el que exista una formación simultánea estrechamente vinculada entre aula e industria.

"Que se tenga un Politécnico de plena investigación, tanto básica como aplicada y de innovación tecnológica. Que se siembre el pensamiento científico desde media superior, superior y en posgrado con programas académicos pertinentes que cubran las necesidades sociales y de la industria", expone.

El secretario agrega que la internacionalización también es un pendiente para el instituto. Los programas más sólidos con los que cuenta ahora son las becas para estancias cortas en Francia, especialmente en energía y telecomunicaciones; y el Globalink para promover la movilidad de investigadores y estudiantes.

No obstante, advierte, es necesario impulsar más los intercambios académicos.

Investigación y posgrado

El IPN forma a alrededor de 7 mil alumnos en diversos posgrados. El secretario de investigación y posgrado, José Trujillo Ferrara, presume que en este nivel educativo cuentan con una eficiencia terminal de 60 a 80 por ciento, es decir, que hasta 8 alumnos de cada 10 que entran al posgrado concluyen en tiempo.

Advierte que, quizá, en este rubro se puede ampliar un poco más la cobertura debido a los requerimientos de la formación, no obstante, prefiere no aventurarse en proyecciones.

Particularmente, señala, por la necesidad de avanzar en la renovación integral de la planta docente: "Es un problema serio el envejecimiento de nuestra planta docente, pero tenemos muchos jóvenes que están en vías de formación, participan en licenciatura, participan en posgrado y la política es esa, que cada vez más profesores de los mil 160 del sistema nacional de investigadores que tenemos participen en licenciatura. Es una meta, no todos están participando en licenciatura, pero la idea es que cuando menos esos que tenemos en el SNI, que aparte de hacer investigación y proyectos de posgrado, también tengan una participación en media superior y superior", expone.

El instituto cuenta con alrededor de 17 mil 534 profesores e investigadores, y anualmente realiza poco más de mil 500 proyectos de investigación.

Las líneas más importantes de investigación que actualmente desarrolla el IPN están relacionadas con ciencias de la salud, energías renovables y materiales y desarrollo de tecnología avanzada.

"México se enfrenta a una de las peores epidemias y problemas de salud, que es la obesidad y el sobrepeso, el trabajo del instituto está enfocado a investigar sobre el desarrollo de estas enfermedades, lo que las origina, su atención y sus tratamientos", asegura Trujillo.

Otra de las aportaciones es la formación de profesionales como ingenieros que ofrezcan alternativas de energías enfocadas a la conservación del suelo, el aire y agua;y generación de biotecnológicos de ingenería genética.

También el IPN labora en la generación de materiales para la siderurgia, catalizadores y nuevos polímeros, además de la robótica.

Organización estructural

Algunas voces dentro del IPN consideran que los 80 años del IPN deben servir para replantear su organización estructural.

Luis Arturo Rivas, catedrático de la ESCA Santo Tomás, advierte que el instituto cuenta con un modelo de gestión burocrático y vertical, por lo que es necesario que aspire a ser una universidad autónoma que pueda adoptar un modelo colegial.

Para el también integrante del Sistema Nacional de Investigadores, el instituto debe trabajar en un congreso politécnico en el que cada grupo debe tener representantes y voz propia.

"Ninguno de los grupos puede pretender suplantar los intereses de otros grupos por carecer de la legitimidad para ello. El paro del finales de 2014 fue decidido por un sector de estudiantes, asamblea general politécnica, que desestimó la voz y los intereses legítimos de los otros grupos de politécnicos. Este paro tuvo un costo enorme para el IPN. El semestre se perdió y con ello 6 mil 400 millones de pesos, que es lo que cuestan seis meses de presupuesto, además 24 mil 130 nuevos estudiantes no pudieron ingresar", advirtió.

El congreso nacional, insiste, necesita transformar la estructura vertical del instituto, para lo cual requiere convocar a voces autorizadas e informadas por el bien de la mejor universidad tecnológica de México.

Tecnologías de información

Para el ex director del IPN, Enrique Villa Rivera, esta institución sigue siendo socialmente pertinente porque sus principios fundacionales se siguen manteniendo: servir a las clases menos protegidas de nuestro país.

"Cumplir 80 años es una oportunidad muy valiosa para reflexionar sobre el pasado que ha tenido la institución, pero sobre todo construir el futuro y obviamente una reflexión profunda con la comunidad del IPN, hay que recordar que es muy grande, no solamente los estudiantes que están activos, sino de sus profesores, investigadores, pero fundamentalmente de sus egresados", señala.

No obstante, el instituto debe afrontar los retos de mantener y mejorar su calidad, ampliar su cobertura e internacionalizarse.

"Ahora las instituciones de educación superior funcionan en redes. La realidad actual necesita jóvenes bien preparados, pero que hablen un idioma extranjero, que sepan actuar en ambientes culturales diferentes al que fue formado y educado, que sepa trabajar en equipo, que use las herramientas de las tecnologías de la información. Hacia allá debemos transitar", considera.

Ante el movimiento estudiantil que llevó al IPN al paro a finales de 2014, Villa Rivera asegura que ese episodio ya fue superado, y ello también demuestra que el instituto es más grande que cualquier coyuntura.

A Villa Rivera también le preocupa el rumbo que pudieran tomar las discusiones del congreso cacional, pues puede significar una buena oportunidad para que el Politénico se plantee expectativas de crecimiento en calidad y cobertura, o bien solo se puede quedar en la discusión en la forma de elegir a sus autoridades, lo cual sería estéril.

El ex director insiste en que no existen las condiciones para discutir en torno a una posible autonomía o modificar su reglamento orgánico, ya que se necesitaría una plena estabilidad de la institución, el apoyo del Congreso y del Ejecutivo, los cuales no están presentes.

Consejo de egresados

El IPN tiene varias formas de revisar su funcionamiento actual, entre ellas, el Congreso Nacional Politécnico, para lo cual deberá realizarlo de una manera plural, advirtió el Consejo Nacional de Egresados de este instituto.

Marco Antonio Méndez, presidente de este organismo, recordó que después del movimiento estudiantil de 2014 se evidenció que la estructura de gobierno y administración del instituto es vertical, rígida, inflexible, ineficiente y poco transparente.

Señaló que aunque el IPN sigue cumpliendo con su vocación social y de formación de capital humano, es indispensable realizar modificaciones.

Méndez consideró que sí es posible modificar la ley orgánica actual que en su artículo 2 define al IPN como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública, cuya orientación general corresponde al estado.

"Esto lo coloca como una dependencia gubernamental donde la SEP tiene el derecho de dictar las directrices a seguir en materia administrativa y académica", indicó.

Para una transformación del instituto, observó, se debe buscar el cambio a un órgano descentralizado de la administración pública federal "para que la amplia comunidad politécnica de manera incluyente y democrática diseñe su forma de gobierno y elija a sus autoridades y estructura administrativa, académica, de investigación y su relación laboral con todo el personal".

Claves
Congreso

  • El 29 de marzo se comenzarán a registrar los candidatos para integrar la comisión organizadora del congreso de este instituto.
  • El 18 de mayo es la fecha límite para la instalación de la comisión.
  • Posteriormente, la comisión organizadora, con la participación de académicos, investigadores, alumnos y trabajadores trazarán la ruta para la realización del congreso.
  • El director Enrique Fernández Fassnacht ha mencionado que sería deseable la realización del congreso en este año, pero no hay una fecha concreta.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]