Movimiento del Poli es honesto y sensato: académicos

Manuel Gil Antón del Colegio de México y Sergio Cárdenas del CIDE, coincidieron que el conflicto en el IPN pudo evitarse si los estudiantes tuvieran mejor representación en los consejos educativos.
Entrevista de Carlos Puig a Manuel Gil Antón y Sergio Cárdenas.
Entrevista de Carlos Puig a Manuel Gil Antón y Sergio Cárdenas. (Milenio Digital)

Ciudad de México

Los profesores-investigadores, Manuel Gil Antón, del Colegio de México, y Sergio Cárdenas, del CIDE, consideraron que las peticiones y el movimiento de estudiantes del IPN son sensatos.

En entrevista con Carlos Puig en MILENIO Televisión, incluso Gil Antón lo calificó como el movimiento estudiantil más honesto que haya visto.

Ambos académicos coincidieron en que el nuevo reglamento del Instituto Politécnico Nacional se aprobó de manera legal, pero ante la falta de representatividad de los estudiantes se generó el conflicto.

"Encuentro que hay una problemática importante. En los sistemas universitarios puedes correr (para aprobar algo) por todos los consejos técnicos, por el consejo universitario y al día siguiente te arman una huelga", dijo Gil Antón.

Para el profesor-investigador del Colmex la representación de estudiantes en esos consejos "probablemente" no es tal que no se encuentra la confianza del alumnado cuando se aprueban nuevos reglamentos o cambios a los ya existentes.

Por su parte, Cárdenas consideró que la decisión de cambiar el reglamento del Poli "fue legal, pero no legítima y nos lleva a reflexionar cómo están organizadas nuestras universidades".

El profesor-investigador del CIDE dijo que la falta de aprobación del alumnado interactuó con una mala implementación del nuevo reglamento.

"Tú te metes a la página y encuentras detallado el reglamento de 2004, del de 2014 solo hay una página", acusó Cárdenas.

Ambos académicos coincidieron en que a pesar de que las exigencias de los estudiantes son comprensibles los cambios también eran necesarios, pues los planes de estudios tenían más de diez años, faltaba vinculación para que los jóvenes comenzaran a tener experiencia laboral y se tenían que dar alternativas para que los estudiantes no dejaran sus carreras truncas.

Los profesores-investigadores señalaron que existió mucha desinformación - mucha de ésta difundida a través de redes sociales- de lo que se estaba cambiando en el reglamento.

Gil Antón señaló, por ejemplo, que la posibilidad de que los estudiantes salgan con una carrera técnica en vez de una ingeniería estaba como alternativa para que concluyeran sus estudios, pero quienes desearan continuar hasta obtener el grado de ingeniero lo podrían hacer.

"No era dejar de formar ingenieros, falto explicar, falto paciencia", dijo.

La entrevista completa de Carlos Puig se transmitirá este jueves a las 21:30hrs en MILENIO Televisión.