INE capacitará e instalará casillas electorales

El Instituto Nacional Electoral informó que además ocuparán a 56 mil 250 ciudadanos para cuidar las 6 mil 250 casillas que se requerirán para la elección de 2015
La preparación de la jornada electoral va a requerir el apoyo de mil 511 capacitadores y supervisores.
La preparación de la jornada electoral va a requerir el apoyo de mil 511 capacitadores y supervisores. (Foto: Daniela Mendoza Luna)

Monterrey

La instalación de la casilla electoral así como la capacitación de sus funcionarios será ahora una función de la junta local del Instituto Nacional Electoral.

Un aproximado de 56 mil 250 ciudadanos serán llamados a formar parte de las 6 mil 250 casillas que se requerirán para la elección de 2015, en la que se renovarán la gubernatura, los 51 municipios y los 26 distritos locales, además de las diputaciones de representación proporcional.

La preparación de la jornada va a requerir el apoyo de mil 511 capacitadores y supervisores que ya están siendo convocados y serán contratados temporalmente con este fin.

El presidente de la junta local del INE, Sergio Bernal, dio a conocer estos datos durante la instalación y arranque del año electoral.

La lista nominal de Nuevo León asciende a 3 millones 443 mil 131 electores, y el cierre de la misma se dará el 15 de enero de 2015.

"Tendremos que visitar 447 mil 607 domicilios. Si bien los retos son importantes sabemos que las autoridades electorales estaremos acompañadas como lo establece la LEGIPE en su artículo cuatro numeral de dos de las autoridades federales estatales y municipales para prestar colaboración", destacó durante su discurso.

Bernal explicó que van a trabajar en conjunto con la Comisión Estatal Electoral ya que la experiencia que ha acumulado este organismo público será de mucha ayuda.

Señaló que aún no han definido las labores que llevará a cabo cada organismo, pero seguirán reuniéndose para avanzar en esta colaboración.

Asimismo pidió los partidos encontrar un lenguaje que motive a la sociedad para que no se aleje de la política, y que por el contrario encuentre suficientes argumentos para participar en las urnas.