Consejeros salientes del IFE se van 'satisfechos'

Todos se dedicarán a sus familias, pero no descartan dar clases.

Ciudad de México

Este miércoles, el presidente del IFE, Leonardo Valdés, así como los consejeros Francisco Guerrero, Macarita Elizondo y Alfredo Figueroa participarán en la última mesa de Consejo General, en la que han dejado una gran cantidad de satisfacciones que obtuvieron durante su paso por el órgano electoral, además de que no dudaron que funcionará incluso con solo cuatro miembros.

Cerrar las heridas de las elecciones de 2006, recuperar la confianza de la ciudadanía, la reforma electoral de 2007 y aplicar el nuevo modelo de comunicación política; así como la resolución de los procesos especiales sancionadores, fueron los retos fundamentales que los cuatro consejeros compartieron por más de cinco años.

Tras concluir con su mandato constitucional, los consejeros ya planean retomar su vida familiar, la que, coinciden, fue sacrificada, ante la intensidad que se vive de manera cotidiana en el instituto; además de que la mayoría pretende incorporarse a la academia.

En la oficina que durante años almacenó pinturas, esculturas, libros, y hasta su emblemática mascota del equipo de Las Chivas de Guadalajara, Guerrero externó su nostalgia por los debates que mantuvo durante años en la mesa de un instituto muy criticado que hoy deja y que está por transformarse.

En este sentido, Guerrero aseguró que pese a la arraigada cultura de la desconfianza que aún prevalece en la sociedad mexicana, la inminente transformación del sistema electoral supone la creación de un nuevo órgano electoral, pero sobre las bases del IFE.

"De 2006 a la fecha el IFE ha sido sujeto a la crítica; sin embargo, a pesar de éstas, cuando se habla de la reforma electoral se piensa que el nuevo instituto debe hacerse sobre la base del actual, lo es una paradoja: una institución que es tan criticada, pero, por otro lado, sigue siendo un ejemplo a seguir para las etapas por venir", detalló.

Por ello manifestó la importancia de que los cuatro consejeros que permanecen concluyan su mandato constitucional para llevar a buen puerto el proceso de transición en que se verá inmerso; por lo que aseguró que sería una pésima idea descabezar al IFE.

Por su parte, Elizondo confió en que los legisladores, en el contexto de la reforma laboral, reconozcan el patrimonio humano que existe en el órgano electoral, ya que iniciar la creación de un INE desde cero será "difícil" para garantizar el éxito de la nueva encomienda.

Luego de 287 sesiones en el IFE, Elizondo afirma haber vivido una etapa de gran intensidad, que le dejó un gran conocimiento y experiencia; la cual, auguró, será doblemente intensa para los cuatro consejeros que permanecerán.

"Todo lo que hace aquí es intenso, es impresionante la vorágine de actividades que se hacen en tan poco tiempo, la función que tienen que desarrollar los que se quedan va ser tres veces más intensa."

Sin embargo, Figueroa aseguró que la permanencia de solo cuatro de los consejeros es una clara muestra del fracaso del método de selección y del escalonamiento en el modelo, por lo que consideró fundamental que en el contexto de la reforma se regrese a la conformación por periodo definido.

"El mensaje más claro y lo que se va acreditar en los hechos, es que el IFE va seguir; pero este sistema de escalonamiento ha traído por consecuencia el cálculo político que, desde la Cámara de Diputados, se oponen a un nombramiento; las fuerzas políticas han mostrado que hay incapacidad de llegar a un acuerdo sobre los mejores perfiles que integren el órgano y es un mecanismo que atenta contra un elemento fundamental, que es la autonomía de la institución", agregó.

Aun con la mudanza en curso y participando en reuniones hasta el último minuto, Figueroa rechazó que durante su paso por el IFE fuera objeto de presiones para cambiar alguna postura, en especial para consolidar el actual modelo de comunicación política que ha logrado un avance significativo en la regulación de la propaganda.

:claves

Histórico

-El IFE está a punto de enfrentarse a una situación inédita, en la que su Consejo General, por primera vez en la historia, estará integrado solo con cuatro de sus nueve integrantes y una eventual transición hacia el Instituto Nacional de Elecciones (INE).

-En consecuencia, los consejeros María Marván, Benito Nacif, Marco Antonio Baños y Lorenzo Córdova deberán nombrar a un presidente interino e integrar las siete comisiones permanentes, así como las provisionales que conforman al IFE, con lo que se deberá modificar lo ya establecido para que todos puedan participar en todas.

-Por lo que antes de que culmine su mandato, el presidente del IFE, Leonardo Valdés, llamará a sesión de Consejo General para el próximo jueves a las once del día, para que los consejeros que permanezcan definan el nombre de quien será su sustituto.