“No somos partido religioso, al contrario, somos liberales”: dirigente de Encuentro Social

Centra sus objetivos en el desarrollo social y la libertad de conciencia y religiosa; además, sustenta sus principios en la verdad, la lealtad, el respeto mutuo y el estado de derecho.
El Instituto Federal Electoral recibió del PES el registro de más de 320 mil formatos de afiliación.
El Instituto Federal Electoral recibió del PES el registro de más de 320 mil formatos de afiliación. (Jesús Quintanar)

El Partido Encuentro Social (PES) rechaza los matrimonios homosexuales, el aborto y las páginas pornográficas. Esta asociación, es una de las tres aspirantes a convertirse en partido político nacional.

La organización nació en 2006 en Baja California como un partido local y se caracteriza por presumir la religión de su militancia, que pertenece a las iglesias cristiano-evangélicas.

El PES se proclama el partido de la familia y centra sus objetivos en el desarrollo social, la libertad de conciencia y religiosa. Sustenta sus principios en la verdad, la lealtad, el respeto mutuo y al estado de derecho.

La militancia con la que se empieza a forjar Encuentro Social está en iglesias cristiano-evangélicas, principalmente de grupos neocarismáticos y de la Iglesia histórica, como metodistas, presbiterianos, pentecostales, bautistas, nazarenos y asamblea de Dios.

“Su militancia radica principalmente en agrupaciones cristiano-evangélicas, aunque defienden el carácter laico del Estado”, señala en su sitio electrónico.

El artículo 25 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) señala que una organización de ciudadanos que busque registro como partido político está obligada a no solicitar o, en su caso, rechazar toda clase de apoyo económico, político o propagandístico proveniente “de ministros de los cultos de cualquier religión, así como de las asociaciones y organizaciones religiosas e iglesias”.

El mismo Cofipe especifica en su artículo 38 que los partidos están obligados a actuar y conducirse sin ligas de dependencia o subordinación con ministros de culto de cualquier religión.

Al respecto, Hugo Éric Flores Cervantes, dirigente nacional del PES, aseguró que la organización política no tiene ideología religiosa, defiende el Estado laico y recibe a cualquier ciudadano sin importar credo.

“Ciertamente hay muchos ciudadanos que profesamos esta religión, pero que por cierto hoy somos minoría en esta organización política (…) No somos un partido religioso, al contrario, somos un partido liberal, con una ideología que, seguramente seremos una sorpresa en las urnas para 2015”, enfatizó.

Encuentro Social celebró el pasado 29 de enero su asamblea nacional constitutiva en la que el IFE estuvo presente para dar constancia de que el partido tiene representación en todo el país.

Durante el acto se explicaron los estatutos del partido, el logotipo, así como su ideología más representativa que según ellos, los posicionó como una opción real en el norte del país.  

“El establecimiento de un matrimonio exclusivamente entre un hombre y una mujer, el cuidado y protección de la vida desde su concepción hasta su muerte natural y no inducida, la prohibición al acceso de páginas pornográficas en escuelas, oficinas de gobierno y en áreas públicas”, explicó Daniela Pérez, delegada de Baja California Sur.

Actualmente, el PES tiene representación en el Congreso de Baja California con un diputado y un regidor en los ayuntamientos de Mexicali, Ensenada, Rosarito y Tijuana.

Encuentro Social aspira, junto con el Movimiento de Regeneración Nacional y el Partido Frente Humanista a convertirse en partidos políticos nacionales.

El Instituto Federal Electoral recibió del PES el registro de más de 320 mil formatos de afiliación que se llevaron a cabo durante las 249 asambleas distritales que realizaron. El artículo 28 del Cofipe marca que deben realizarse 200 asambleas y tener por lo menos 219 mil 600 afiliados.

“Un ejemplo: 27 asambleas distritales en el Distrito Federal de 27 posibles, 34 asambleas en el Estado de México de 40 posibles, la entidad mexiquense es la que más aporta asambleas a esta constitución.

Nos han venido diciendo que somos una organización religiosa, bueno, en los principales espacios del centro: Guanajuato, 14 de 14 asambleas; Querétaro, cuatro de cuatro posibles; San Luis Potosí, cinco de cinco; Zacatecas cuatro de cuatro. Tenemos fuerza nacional”, insistió el líder nacional. 

El dirigente de Encuentro Social participa en política formalmente desde 2006, cuando logró el registro como partido local. En 2007 consiguió una alianza con PAN y Panal con la que ganaron la gubernatura de Baja California con José Guadalupe Osuna.

Flores Cervantes trabajó como asesor en la Secretaría de Gobierno del Distrito Federal en el mandato de Marcelo Ebrard y fue oficial mayor de la Semarnat en el sexenio de Felipe Calderón, cargo del que fue separado por un supuesto fraude del que asegura, comprobó su inocencia.

Para 2013 Encuentro Social formó una alianza con el PRI de la mano de Fernando Castro Trenti en busca del gobierno de Baja California, pero salieron derrotados.

“Somos un proyecto muy independiente, somos una organización política que no nació del sistema, no somos la división de otros partidos políticos, somos gente nueva, la mayoría de la gente que está participando aquí nunca ha tomado parte en la política”, dijo Flores.

OTRO ASPIRANTE

La Agrupación Política Estatal Por la Vida, la Esperanza y Renovación de México, solicitó este mes al Instituto Electoral y Participación Ciudadana de Jalisco su registro como partido.

Dicho movimiento ciudadano, lo encabeza Daniel Gallegos Mayorga y rechaza el aborto, los matrimonios homosexuales, y pretende cambiar la perspectiva actual sobre el respeto y la familia desde una perspectiva católica no confesional.

La organización nace del grupo conservador Mexicanos por la Vida de Todos que en Jalisco logró una reforma a la Constitución local para evitar la despenalización del aborto.

QUÉ DICE EL COFIPE

Artículo 25.- La obligación de no aceptar pacto o acuerdo que lo sujete o subordine a cualquier organización internacional o lo haga depender de entidades o partidos políticos extranjeros; así como no solicitar o, en su caso, rechazar toda clase de apoyo económico, político o propagandístico proveniente de extranjeros o de ministros de los cultos de cualquier religión, así como de las asociaciones y organizaciones religiosas e iglesias y de cualquiera de las personas a las que este Código prohíbe financiar a los partidos políticos.