Hora de pagar apuestas

El Secretario de Desarrollo Social y el Subsecretario de Trabajo apostaron las cabelleras en la final León-América, de manera que Éctor Jaime rapó a Marco Rodríguez en Milenio León.

León, Gto.

La apuesta de cabellera contra cabellera, entre el secretario de Desarrollo Social y Humano, Éctor Jaime Ramírez Barba, y el subsecretario del Trabajo, Marco Rodríguez Vázquez, quedó saldada.


Y es que la euforia por el encuentro del León contra el América por el campeonato de la Liga MX, hizo que los dos funcionarios de Gobierno del Estado apostaran la cabellera.


La cita para hacer válido el pago, fue a las 6:00 de la tarde en las instalaciones de MILENIO. Cinco minutos antes a la hora marcada llegó Éctor Jaime, tres minutos después Marco Rodríguez.


Tranquilos y como bueno amigos, se saludaron. Los dos son panzas verdes y pico amarillo, pero cuando los dos equipos se enfrentan, Ramírez Barba es 100% fiera y Marco Rodríguez, águila.


"Estimado Marco ha llegado el momento, yo disfruté mucho el partido, creo que León demostró que es un equipo campeón, tú le fuiste a esos 'canarios' que fue un equipo muy bueno, por cierto, pero resultaron 'güilotitas' para esa fiera que ruge cada vez más fuerte", dijo emocionado Ramírez Barba para hacer válida la apuesta.


A lo que el americanista, le respondió, "en la Final debemos de reconocer que fue mejor equipo el León, metió goles con los que se gana un partido e incluso metió donde no debía meterlos, reconocemos al León, excelente equipo, El Campeón, gústele a quien le guste es El Campeón, y felicidades aquí estamos para cumplir".
Emocionados estrecharon sus manos.


Pero aún más emocionado, Ramírez Barba, le recordó, "pues a pagar la apuesta, que hace de León una ciudad más firme y una ciudad, que sabe hacer equipo, si me permite vamos a proceder".


Ni tarde, ni perezoso, tomó la maquinita, se paró frente a su compañero de gabinete y comenzó a raparle el cabello.
Mientras cobraba su apuesta, le decía, 1:15 "estimado Marco, vamos a proceder, con mucho cariño, bien hecho, -el cabello comenzaba a caer y le recordó- como en la prepa oficial".


"Ya empecé a sentir frío de este lado –derecho-", le decía Marco a Éctor.

Transcurrido minuto y medio, el subsecretario pidió un espejo, para verse. Sin titubear aclaró que seguirá siendo aficionado del América.


"Don Marco demuestra con esto que tiene el valor de la palabra, ya casi terminamos Marco, yo nunca pensé que se iba a rajar. Don Marco es un hombre de palabra y de trabajo", le dijo Ramírez Barba.


El corte de cabello a rape terminó. Y las últimas palabras del perdedor, fue, "bien por el León Campeón, porque le voy en todas menos con el América".