Declarará Honduras la emergencia humanitaria

Organismos internacionales podrán activar fondos estratégicos de reserva y desplazar personal adicional al país para coordinarse con autoridades en el auxilio a la población.
Orlando Hernández, presidente hondureño, pidió apoyo a México para atacar a traficantes de personas.
Orlando Hernández, presidente hondureño, pidió apoyo a México para atacar a traficantes de personas. (EFE)

Honduras

En un hecho que esta nación centroamericana no veía desde que el huracán Mitch la devastara en 1998, el gobierno de Honduras declarará un “estado de emergencia humanitaria nacional” ante la dimensión de la ola migratoria de menores de edad que se han visto obligados a abandonar el país debido a la violencia y la pobreza, informó ayer el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

En entrevista con MILENIO, Hernández también pidió al gobierno de Enrique Peña Nieto asistencia para desarticular las redes de coyotes que lucran con los migrantes que van en ruta al norte y que, forzosamente, deben cruzar por territorio mexicano. “Los malos están a lo largo de todo el camino”, alertó.

A seis meses de haber iniciado su gestión, Hernández aceptó que Honduras vive hoy una verdadera emergencia humanitaria derivada de la violencia y el desplazamiento forzoso de miles de personas.

“Nunca habíamos perdido tantas vidas”, admitió en referencia a las ejecuciones y masacres que se han vuelto comunes en esta nación centroamericana, atrapada a la mitad del camino del trasiego de droga entre Los Andes, México y Estados Unidos.

Sobre la crisis humanitaria que ahora pende sobre Honduras —en los próximos días comenzará el arribo de miles de deportados desde Texas y distintas estaciones migratorias mexicanas—, el Presidente manifestó que se tratará de dotar al gobierno de herramientas adicionales, con el anuncio de un decreto de emergencia.

“Coincidentemente hoy (ayer) está programado el Consejo de Ministros para hacer la declaratoria oficial”, dijo en conversación llevada a cabo en su despacho de la Casa Presidencial, una sala oval conocida como el Altar Q.

 “Esto nos va a permitir acceder a entes internacionales para que ellos puedan trabajar con nosotros para enfrentar esta situación difícil que estamos viviendo”, añadió

De acuerdo con experiencias vividas por otros países en crisis, a partir de la declaratoria de estado de emergencia humanitaria, organismos internacionales como el Fondo de Naciones Unidas para la Niñez (Unicef), la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Cruz Roja Internacional, el alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados y el Programa Mundial de Alimentos, entre otros, podrán activar fondos estratégicos de reserva y desplazar personal adicional a territorio hondureño para coordinarse con las autoridades locales en tareas de auxilio inmediato a la población.

Hasta ayer por la noche, el Consejo de Ministros continuaba las discusiones en torno a los pormenores de la declaratoria de emergencia humanitaria, que también daría poderes extraordinarios al Ejecutivo para disponer de fondos y autorizar compras de emergencia  sin necesidad de pasar por el Congreso.

Sin embargo, aunque insistió en que su gobierno está tratando de encarar la oleada migratoria con sus propios recursos, Hernández reconoció que Honduras necesitará ayuda de la comunidad internacional para atender la crisis que vendrá de la mano del retorno al país centroamericano de miles de niños, deportados desde México y Estados Unidos.

“Esta es una emergencia humanitaria a raíz de esta migración en los niveles que estamos viendo. Desde octubre del año pasado son 13 mil niños y una buena cantidad de familias que están migrando a Estados Unidos y para nosotros implica no sólo la emergencia migratoria, sino un problema humanitario de cómo atender a quienes están regresando”, dijo.

LISTOS, FONDOS DE EMERGENCIA

La representante de Unicef en Honduras, Cristian Munduate, confirmó a este diario que el organismo internacional estaba solamente esperando la declaración para activar los fondos de emergencia con los que cuenta ese organismo, uno de los mejor financiados de Naciones Unidas.

En tanto se activan los mecanismos de respuesta internacional, el gobierno hondureño ya creó dos centros de clasificación de menores, en Tegucigalpa y San Pedro Sula, en los que se entrevistará a los deportados para determinar cuáles fueron las causas que les llevaron a migrar hacia Estados Unidos, como violencia o deseo de reunificarse con sus padres en la Unión Americana.

Respecto a qué pueden hacer otros países para asistir a Honduras, Hernández pidió a Estados Unidos no aplicar una deportación a rajatabla y analizar caso por caso las historias de los niños que están buscando refugio en su territorio ya que, en efecto, muchos de ellos pueden tener razones válidas para reclamar auxilio.

Al gobierno mexicano solicitó asistencia para combatir al crimen organizado que lucra con los migrantes. “México puede ayudar a facultar en el apoyo a las labores de nuestros consulados y de igual manera a tener una vigilancia sobre las redes de coyotes y del crimen organizado”, agregó.

Claves

Obama pide recursos

- El presidente estadunidense, Barack Obama, solicitó ayer al Congreso una partida suplementaria emergente de tres mil 700 millones de dólares para responder a la situación humanitaria provocada por los menores inmigrantes que viajan solos a este país.

- Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que los recursos permitirán al gobierno contratar más jueces de inmigración, abogados de ICE (Oficina de Aduana y Control Fronterizo) y personal legal para revisar peticiones de asilo, con el  fin de acelerar la deportación de estos menores que en los últimos meses han llegado masivamente a EU.