Hecho en la Sedena...

La Dirección General de Fábricas de Vestuario y Equipo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) elabora en un proceso meticuloso, que dura hasta tres semanas, las banderas monumentales.

México

El inicio de la confección del lábaro patrio comienza con el corte de la tela, un tipo de nylon con tejido Ripstop que se somete a un reforzamiento a 190 grados centígrados durante varias horas, a fin de eliminar impurezas y evitar que la tela pierda resistencia.

A esa temperatura se le añade la pintura roja o verde, que está adicionada con agentes repelentes al agua y a los rayos ultravioleta, lo que le permitirá resistir las condiciones climáticas a alturas de hasta 110 metros.

La fábrica de la institución castrense elabora banderas que se colocarán en astas que van de los 50 a los 110 metros de altura, con dimensiones de 25.50 por 14.29 metros, a los 55 por 31.43 metros de superficie.

Para la confección de cada bandera monumental son necesarios hasta mil 400 metros de tela; al año se fabrican en promedio 25.