Gobernadores llaman a la austeridad en el gasto

Mandatarios de Morelos, Edomex, Puebla y DF admiten que tienen que esforzarse para hacer más con menos y definir prioridades.
Estuvieron en una mesa moderada por Joaquín López-Dóriga.
Estuvieron en una mesa moderada por Joaquín López-Dóriga. (Octavio Hoyos)

México

Los gobernadores del Estado de México, Puebla y Morelos, Eruviel Ávila, Rafael Moreno Valle y Graco Ramírez, así como el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, coincidieron en que el panorama financiero y económico mundial debe originar un ajuste en el gasto de los gobiernos.

Al participar en el Foro Banorte 2015, Estrategia México, en la mesa Entidades Cooperativas, moderada por el periodista Joaquín López-Dóriga, los cuatro gobernantes admitieron que debe haber austeridad y priorizar el gasto en áreas fundamentales.

El mandatario panista Rafael Moreno Valle dijo que todos están obligados a esforzarse en hacer más con menos, pero advirtió que si no hay inversión el problema se agudizará, por lo que se pronunció por impulsar proyectos de infraestructura financiados por la iniciativa privada.

En tanto, Mancera afirmó que se hace necesario un plan de austeridad, pero alertó que la estrategia no puede afectar a  quienes menos tienen y propuso un rediseño de la estrategia fiscal.

El perredista morelense Graco Ramírez dijo que la crisis debe servir para construir un modelo de mercado interno basado en cadenas de valor.

En tanto, Eruviel Ávila señaló que si bien el panorama no es muy positivo, hay que ocuparnos más que preocuparnos y que si la pretensión es combatir la pobreza, debe generarse empleo, mientras que los gobernadores deben garantizar que las reformas estructurales tomen vigencia en sus respectivas entidades.

Moreno Valle habló del presupuesto base cero que construye la Secretaría de Hacienda a escala federal, aunque aclaró que ya existen compromisos contractuales que deberán enfrentarse, pero indicó que todos los proyectos deberán evaluarse de acuerdo con su costo-beneficio, así como la rentabilidad social de cada peso invertido. Además, dijo que en el caso de Puebla se evalúan fideicomisos o ventas de activos no estratégicos.

A su vez, Ávila consideró fundamental la reducción del gasto corriente, pero destacó que en el Estado de México no se escatimará en la inversión en el rubro educativo. Ramírez coincidió en que se requieren ajustes al gasto corriente, pero procurando la equidad y por ello la importancia del gasto en educación, pues de lo contrario, el país pierde su futuro.

Mientras, Mancera dijo que ante la coyuntura habrá que “apretarse el cinturón” y previó que la “devaluación del peso, obviamente va a empezar a tener repercusiones severas en muchos de los bienes y servicios de la Ciudad de México y también del país”.

Al presentar la mesa, López-Dóriga expresó que además de gobernantes, los cuatro participantes son precandidatos, y que algunos de ellos, como Mancera y Ramírez, ya lo admitieron, mientras que por Ávila y Moreno Valle hablan sus hechos.

El moderador también les preguntó respecto a la pérdida de confianza en el país.

El poblano Moreno Valle dijo que hay un ambiente social que no había visto a lo largo de su carrera política, al grado de que ganó una elección alguien que había reconocido que robó poquito y alertó que uno de los grandes retos consiste en que se ha dejado de creer en los partidos, la política y, lo más grave, en las instituciones.

Además apuntó que se trata de un problema estructural que consiste en la concentración de riqueza, donde pocos tienen mucho y muchos tienen poco que, mientras continúe, mantendrá una tensión social.

En su turno, Mancera consideró que la mejor manera de combatir la corrupción es la transparencia.

A su vez, el mexiquense Eruviel Ávila llamó a todos los gobernantes a prestigiar la política.

:CLAVES

LA COOPERACIÓN

Los cuatro gobernantes destacaron la cooperación entre sus respectivas entidades en asuntos como la seguridad y el intercambio de información para combatir la delincuencia.

También resaltaron el concepto de megalópolis para atender asuntos comunes, como el transporte y la movilidad entre el Distrito Federal, el Estado de México, Puebla y Morelos.

Los mandatarios destacaron también la necesaria cooperación del gobierno y el sistema financiero, con esquemas que sirvan para generar e impulsar el desarrollo.